84ºF

Mayor parte de Cuba entra a "nueva normalidad" por COVID-19

Una nia con una mascarilla para protegerse del coronavirus es empujada en una bicicleta por su padre el martes 6 de octubre de 2020, en La Habana, Cuba. (AP Foto/Ramn Espinosa)
Una nia con una mascarilla para protegerse del coronavirus es empujada en una bicicleta por su padre el martes 6 de octubre de 2020, en La Habana, Cuba. (AP Foto/Ramn Espinosa) (Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.)

HAVANA – Cuba se recuperó de un rebrote del coronavirus en la capital y las autoridades dispusieron que 13 provincias de la isla pasen a una “nueva normalidad” con más flexibilidad —en la cual La Habana todavía queda afuera— y en la que prevén contar con la colaboración de los habitantes aunada a las medidas del gobierno.

“¿Es lógico que sigamos con las restricciones?”, se preguntó el presidente Miguel Díaz-Canel durante una comparecencia televisiva junto a la plana mayor de su gobierno, la cual fue anunciada para actualizar la situación del país en materia de combate al COVID-19.

Con pérdidas millonarias debido al cese del turismo por siete meses que agudizaron el escenario de sanciones aplicado por Estados Unidos para asfixiar a la isla y presionar un cambio de modelo político, se hace necesario “reanimar” la economía, explicó el mandatario.

El próximo paso es a un momento de mayor “responsabilidad compartida” entre las medidas del gobierno --que tiene uno de los programas más importantes de atención primaria de salud en el continente-- y la propia población.

A la fecha Cuba cuenta con un acumulado de 5.917 personas contagiadas por el coronavirus y de ellas 123 fallecieron, una tasa de letalidad del 2%, más baja que en el resto de las naciones del área.

La realidad de los contagios es dispareja en la isla. Mientras que algunas provincias no reportaron infecciones --pese a la aplicación de tests-- en por lo menos tres meses, la capital y otras dos localidades vivieron un rebrote en agosto que obligó incluso a la imposición de un toque de queda en La Habana, el primero en su historia reciente.

Antes de ello, Cuba incluso había tenido un día en julio con ningún caso nuevo gracias a un programa estatal muy organizado de aislamiento de casos sospechosos y sus contactos en centros especializados, a donde se mudó a familias enteras, y acciones de pesquisa casa por casa.

El primer ministro Manuel Marrero Cruz anunció cómo se reformula el plan de combate ahora a partir del 12 de octubre: 13 provincias con los mejores indicadores pasaran a una situación que llamó de “nueva normalidad”, mientras La Habana, que se encuentra todavía con indicadores de riesgo, se abrirá paulatinamente. Las provincias de Ciego de Ávila y Sancti Spíritus están más lejos de una recuperación debido a la cantidad de casos diarios.

Marrero indicó que todavía no se abrirán los vuelos internacionales comerciales a la capital.

En todo el país se continuará con las clases presenciales, y en la capital se prevé que se retomen el 2 de noviembre. A su vez se desactivaran la mayoría de los Consejos Provinciales y Municipales, órganos de la Defensa Civil que suelen activarse en la isla para coordinar acciones ante desastres y estuvieron vigentes desde marzo, cuando comenzó la pandemia aquí.

En cuanto a los casos sospechosos, comenzarán a ingresarse en sus propios domicilios, y se realizará un test de diagnóstico a todos los viajeros internacionales que arriben al país.