72ºF

El huracán Iota amenaza a Honduras y Nicaragua

Mltiples personas vadean un camino inundado el jueves 5 de noviembre de 2020 tras el paso del huracn Eta, en Planeta, Honduras. (AP Foto/Delmer Martnez)
Mltiples personas vadean un camino inundado el jueves 5 de noviembre de 2020 tras el paso del huracn Eta, en Planeta, Honduras. (AP Foto/Delmer Martnez) (Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved)

El huracán Iota se fortaleció rápidamente el domingo después de convertirse en el 13er ciclón de la temporada del Atlántico, amenazando con llevar peligrosos vientos y lluvias a Nicaragua y Honduras, dos países que recientemente fueron castigados por el huracán Eta de categoría 4.

Los gobiernos de Nicaragua y Honduras indicaron que las autoridades ya estaban evacuando a algunas personas en áreas cercanas a la frontera que comparten, una región que según los pronósticos se encuentra en la trayectoria de Iota.

Éste se convirtió en huracán categoría 2 el domingo en la tarde, y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que posiblemente se acerque a Centroamérica como un meteoro extremadamente peligroso de categoría 4 la noche del lunes.

Iota ya es un sistema récord por ser la 30ma tormenta con nombre de esta extraordinaria temporada de huracanes del Atlántico. La rápida sucesión de meteoros ha atraído la atención al cambio climático, que según los científicos está causando tormentas más húmedas, fuertes y destructivas.

Iota tenía vientos máximos sostenidos de 165 km/h (105 mph) el domingo en la noche, informó el Centro Nacional de Huracanes. Su vórtice se ubica a unos 130 kilómetros (80 millas) al este de la Isla de Providencia, Colombia, y se desplaza en dirección oeste a una velocidad de 17 km/h (10 mph). Los meteorólogos pronostican que Iota pase por o atraviese Providencia la noche del domingo o en las primeras horas del lunes, y posteriormente se aproxime a las costas entre Honduras y Nicaragua el lunes en la noche.

En Honduras, las órdenes obligatorias de evacuación iniciaron antes del fin de semana y para el domingo por la noche se reportó que había alrededor de 63.500 personas en 379 albergues tan sólo en la región norte, mientras que todo el país se encontraba en el máximo nivel de alerta.

Unas 1.500 personas, casi la mitad de ellas menores de edad, han sido evacuadas de zonas bajas en el noreste del país, incluyendo a los pobladores de Cayo Miskitos, informaron autoridades nicaragüenses el domingo en la noche. Indicaron también que 83.000 personas de la región están en peligro.

El domingo en la noche comenzaron a registrarse fuertes vientos y lluvias en Bilwi, una localidad costera de Nicaragua en la que los habitantes acudieron presurosos a los mercados y ferreterías para abastecerse de cubiertas de plástico, clavos y otros materiales para reforzar sus viviendas, de la misma forma en que lo hicieron cuando el huracán Eta azotó el 3 de noviembre.

Varios residentes de Bilwi expresaron preocupación de que sus viviendas no resistan a Iota, luego de que han pasado muy pocos días desde que llegó Eta. La televisión local mostró a personas siendo evacuadas en balsas de madera con pequeños niños, perros y gallinas a bordo.

Las autoridades advirtieron que el riesgo era elevado debido a que Iota posiblemente toque tierra en las mismas zonas en donde las torrenciales lluvias de Eta dejaron el suelo saturado, volviéndolas más propensas a aludes e inundaciones.

Eta causó estragos. Impactó Nicaragua como un huracán de categoría 4 y cobró la vida de al menos 120 personas luego de que las lluvias torrenciales desataron inundaciones y deslaves en partes de México y Centroamérica. Posteriormente deambuló por Cuba, los cayos de Florida y el Golfo de México antes de tocar nuevamente tierra cerca de Cayo Cedar, Florida, y avanzar por ese estado y las Carolinas.

Según los pronósticos, Iota traerá consigo hasta 75 centímetros (30 pulgadas) de lluvias entre el noreste de Nicaragua y el norte de Honduras, con fuertes precipitaciones y posibles inundaciones en partes de Costa Rica, Panamá y El Salvador, según el Centro Nacional de Huracanes. Eso provocó temores de mayores deslaves e inundaciones

El final oficial de la temporada de huracanes es el 30 de noviembre.

___

El periodista de The Associated Press Marlon González en Tegucigalpa contribuyó con este despacho.