Argentina: crece escándalo vacunas; exministro imputado

Full Screen
1 / 2

Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

En esta fotografa de archivo del 14 de enero de 2021, el presidente argentino Alberto Fernndez, a la izquierda, pasa junto al ministro de Salud, Gins Gonzlez Garca, cuando llegan a una ceremonia en Buenos Aires, Argentina. La nueva ministra de Salud argentina Carla Vizzotti asumi el cargo el sbado tras la renuncia de Gonzlez Garca en medio de un escndalo por manejo discrecional de vacunas contra el coronavirus. (AP Foto/Vctor R. Caivano, Archivo)

BUENOS AIRES – Un expresidente y su familia, ministros, funcionarios de segunda línea, diplomáticos, dirigentes políticos y periodistas figuran en el listado de allegados al gobierno de Alberto Fernández que en forma discrecional fueron inmunizados con la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus.

En medio del escándalo que le costó el cargo al ministro de Salud, Ginés González García, y que motivó el inicio de una investigación judicial en su contra, su sucesora Carla Vizzotti difundió este lunes la nómina de 70 personas que en su mayoría fueron inmunizadas en el hospital estatal Posadas.

Al momento de recibir la dosis, la mayoría de ellas no cumplía con los requisitos fijados por el propio gobierno en el plan de vacunación que transcurre con lentitud por escasez de inoculantes: ser profesionales o trabajadores de la salud y mayores de 60 años. Y si por edad les correspondía, se reprocha no haberse inscrito en el sistema de turnos como el resto de los ciudadanos.

El expresidente Eduardo Duhalde (2002-2003), del mismo partido que Fernández, y su mujer Hilda González, ambos mayores de 70 años, recibieron la vacuna al igual que dos de sus hijos.

Otros vacunados fueron el ministro de Economía, Martín Guzmán, de 38 años, y Sergio Chodos, representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI); el canciller Felipe Sola; el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli; el secretario general de la presidencia Julio Vitobello; el Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, y su esposa, y el portavoz presidencial Juan Pablo Biondi.

También aparecen funcionarios de segunda línea del ministerio de Salud.

El gobierno aduce que, de acuerdo con un decreto, los funcionarios nacionales, gobernadores y alcaldes son considerados personal esencial y por lo tanto le corresponde recibir la vacuna. Sin embargo, llama la atención que no todos los ministros se vacunaron, como el caso del jefe de gabinete Santiago Cafiero, y que antes del estallar el escándalo no se hizo público que habían sido inmunizados.

Un publicista, un exalcalde, dos periodistas y un empresario de medios de comunicación junto a dos familiares fueron inmunizados en el hospital estatal.

El denominado escándalo del “vacunatorio VIP” saltó el viernes luego de que un reconocido periodista local reveló que había llamado al ministro de Salud González García para vacunarse y que éste lo había convocado al Ministerio de Salud para recibir la dosis junto a dos legisladores nacionales del oficialismo.

El mismo viernes el presidente Fernández le pidió la renuncia a González García como una forma de controlar el impacto de un escándalo que dañó la imagen del gobierno. En su lugar fue designada Vizzotti, una médica infectóloga que se desempeñaba como secretaria de Acceso a la Salud.

En tanto, la justicia imputó el lunes a González García por supuesto abuso de autoridad. Al menos una decena de denuncias se presentaron contra él. La medida fue dispuesta por el fiscal federal Eduardo Taiano, quien consideró que hay elementos que justifican el inicio de una investigación penal contra el exministro.

En su primer día formal como ministra de Salud, Vizzotti también autorizó la vacuna de la compañía farmacéutica china Sinopharm para el nuevo coronavirus con carácter de emergencia. Se prevé la adquisición de un millón de dosis, las primeras de las cuales comenzarán a llegar en los próximos días, señaló la agencia oficial de noticias Télam.

La fase III de las pruebas de esta vacuna se realizó en simultáneo en distintos países y uno de ellos fue Argentina a partir de la asociación de Sinopharm con la local Fundación Huésped. En esos ensayos clínicos participaron unos 3.000 voluntarios.

Una encuesta de la consultora Management & Fit señaló que casi 61% de la población cree que no hay una adecuada planificación para llevar a cabo la vacunación o que no hay inmunizantes suficientes.

En tanto, 55% está en contra del nombramiento de Vizzotti como nueva responsable de la cartera de salud y 43% considera que ella también estaba al tanto de la vacunación secreta de personas cercanas al oficialismo. La encuesta fue realizada el 20 y 21 de febrero a 1.500 personas y tiene un margen de error de 2,5 puntos porcentuales.

Escándalos similares provocados por la aplicación discrecional de vacunas se han producido en países vecinos como Perú.

Hasta ahora en Argentina se han registrado más de dos millones de casos de coronavirus y más de 51.000 fallecidos.

Desde fines de diciembre llegaron al país varios cargamentos de vacunas Sputnik V y recientemente arribó el inoculante elaborado por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.