71ºF

Conductores de autobuses escolares de Miami-Dade lamentan la pérdida de compañera por COVID-19, piden mejores medidas de protección

Miami-Dade schools bus driver Donna Blatche and her three children, Marcqise, Shatoria and Kanika. (WPLG)

MIAMI-DADE COUNTY, Fla. – Amigos y familiares de Donna Blatch, una conductora de autobús de escuelas públicas del condado de Miami-Dade, están de luto por su fallecimiento luego de contraer COVID-19.

Los seres queridos de la conductora de autobús de MDCPS se reunieron afuera de una terminal de autobuses el martes por la mañana para ofrecer una oración por los hijos de Donna.

“Tú sabes que estamos aquí, nuestro señor, nuestro señor, este covid es real”, dijo la amiga Letty McGhee durante la ceremonia. “Te pedimos consuelo y resignación, nuestro señor. Dales paz ahora mismo”.

La hija de Donna, Kanika Bradshaw, dijo entre lágrimas que ya extraña los momentos simples, como hablar con su madre: “era una buena amiga, una buena madre, era muy franca”, dijo Bradshaw: “momentos tan simples como ella llamándome, tan sólo ella llamándome”.

Los compañeros de Donna también son trabajadores de primera línea durante esta pandemia y explicaron que los conductores de autobuses continúan luchando contra el miedo a la exposición.

“Los niños no mantienen su máscara en la cara, los niños no se distancian socialmente en el autobús (…) estamos en un espacio cerrado y confinado”, dijo Mairetha Milton. “Deberían tratarnos con cierta dignidad. Pedimos que se nos respete la forma en que se respeta a los profesores”.

“Somos trabajadores de primera línea. No podemos quedarnos en casa y conducir un autobús desde una computadora “, añadió.

Entre los estudiantes que se niegan a usar sus máscaras y las fallas al comunicarles si alguno de los estudiantes que fueron enviados a casa en cuarentena fue incluido en sus rutas, las preocupaciones de los conductores están creciendo.

Bradshaw contó que su madre estaba constantemente preocupada ya que no le avisaban cuando los niños que estaban en su ruta de autobús eran puestos en cuarentena por estar contagiados.

Ella cree que esta es información crucial para que los conductores de autobuses puedan tomar decisiones críticas para proteger sus vidas, como ponerse en cuarentena o hacerse la prueba.

“Sé que ella preguntó acerca de los protocolos y por qué algunos de los niños desaparecieron durante un cierto tiempo”, dijo Bradshaw. Agregó que al haber otros conductores de autobuses en su familia, ella siente que el legado de su madre será luchar para que estén seguros y sean respetados, luchando por su dignidad.

HISTORIA RELACIONADA: Maestros mayores de 50 años, pronto tendrán acceso a vacunas contra COVID-19 en Florida, dice DeSantis

“Perdí a mi mejor amiga por este covid. ¿Cuántas más Donna Blatch habrá antes de que nos toque a alguno de nosotros?” Estamos asustados por que somos población en alto riesgo, tenemos familiares con comorbilidades a quienes podemos llevarles el covid a casa. Ellos necesitan tomar en cuenta nuestras vidas cuando hablan de abrir las escuelas”, dijo Milton.

Añadió que “los profesores pueden trabajar desde casa, nosotros no podemos. Estamos pidiendo que nuestra comunidad, los pastores, el gobernador y el alcalde nos ayuden. Que sea más seguro para nosotros y para estos niños en estos autobuses escolares del condado de Dade. No tenemos ningún reconocimiento por lo que hacemos como conductores de autobús y tenemos miedo de perder nuestras vidas”.

En un comunicado, el distrito escolar dijo que Donna trabajó con ellos durante casi 18 años y que no encontraron ningún caso positivo de COVID-19 que involucrara a estudiantes en su ruta de autobús.

El distrito también dijo que cuando tienen conocimiento de una prueba positiva, trabajan para notificar a los conductores si el estudiante estaba en su ruta, agregando que hay un amplio PPE (equipo de protección personal) y que los conductores solo necesitan pedir más si se agotan.

McGhee, sin embargo, cree que se puede hacer más para mantener seguros a los conductores y mostrar reconocimiento por su trabajo esencial.

“Queremos que reconozcan y comprendan que esto es real, que alguien va a perder la vida. Queremos ser reconocidos como trabajadores esenciales de primera línea”, exigió.

La muerte de Donna se produce cuando Estados Unidos acaba de alcanzar una marca sombría de 500,000 vidas perdidas por COVID-19.

Debido a su trabajo cuidando de otros, algo que los conductores pidieron para ayudarlos a mantenerse a salvo es enfatizar la importancia vital de que los estudiantes usen sus máscaras y practiquen el distanciamiento social mientras están en el autobús escolar, recordándoles que estamos todos juntos en esto.

Según la información publicada en el Informe de Escuelas Seguras de la Asociación Federal de Educación (FEA), al menos cuatro conductores activos de autobuses escolares han muerto a causa de COVID-19 en el estado de Florida desde la orden de reapertura del 6 de julio del comisionado de Educación, Richard Corcoran.