Niño muere tras ser tragado por agujero en parque acuático

La empresa habría obligado a la familia a firmar perdón legal para entregarles el cuerpo

Obituario de Leo Luna Guerrero.
Obituario de Leo Luna Guerrero. (Cortesía)

PLAYA DEL CARMEN, Mex. – Un niño de 13 años murió al ser tragado por el sistema de filtración del parque de atracciones donde se divertía en compañía de su familia el pasado 27 de marzo. Aunque se trató de un error humano del personal del parque, la familia acusó que los abogados de la empresa los obligaron a firmar un perdón legal o se negarían a entregarles el cuerpo del pequeño.

El parque Xenses, del grupo Xcaret, se encuentra en Playa del Carmen, muy cerca de Cancún, y es famoso entre turistas de todo el mundo que arriban principalmente en cruceros. Fue en la atracción llamada Río Salado donde el niño murió, según contó Manuel A. Luna-Calvo, padre de la víctima.

Luna-Calvo comentó que en enero la familia enfrentó COVID-19 y para celebrar su recuperación y después de un año de encierro, decidieron visitar este parque temático, pero de pronto un hoyo se tragó a su hijo. Aunque su familia logró rescatarlo y lo reanimaron, murió horas después.

Contó que iba nadando con su hijo cuando un agujero en el piso lo absorbió repentinamente y los atrapó. El hombre logró tomar aire y liberar a su hijo que había quedado atrapado.

También detalló que su pequeño estaba en el carril del lado izquierdo en el Río Salado, en cuyo final hay una especie de círculo que aspira el agua para que circule, punto en donde ambos cayeron. Así fue su narración para medios mexicanos:

“La pierna de mi hijo fue succionada por el sistema de filtración del río, en ese momento lo jalé, quité la rejilla y saqué a mi hijo; cuando llegó el personal del parque a brindar ayuda solicité un respirador al personal, yo soy médico, soy cardiólogo. Mientras llegaba la ambulancia le di respiración boca a boca, minutos después llegó la ambulancia sin oxígeno, el personal no tiene noción de qué son los primeros auxilios.

De ahí, llegamos al hospital Amerimed, mi hijo necesitaba un catéter y no se lo pusieron, yo me ofrecí como médico cardiólogo a ponérselo, es mi especialidad, soy experto en eso y no me dejaron, pedí ahí trasladar a mi hijo a la Ciudad de México vía ambulancia aérea y tuve ahí unas diferencias con el personal médico del hospital, no me dejaron, me dio la impresión que no querían que mi hijo saliera de Quintana Roo. Yo ya estaba en contacto con médicos en la Ciudad de México; al siguiente día, el domingo 28 a las 11:50 a.m. mi hijo falleció.

No sé quién pagó la cuenta, yo quería pagar, yo tengo mi seguro de gastos médicos, lo activé con mi tarjeta American Express y AXA mi Aseguradora, no me dejaron pagar, eso no puede ser, como que me querían comprar, ¡yo quería pagar! No se imaginan lo que tardaron para darme el cuerpo de mi hijo, no me lo querían entregar, me pidieron firmar antes un perdón a favor del Parque XENSES, el cual fue muy condicionado por los Asesores jurídicos de Grupo Xcaret.

Viendo la salud emocional de mi esposa y al no quererla verla sufrir más, firmé el documento, me presionaron mucho, estuve más de seis horas en la Fiscalía de Cancún esperando el cuerpo de mi hijo, pero no me querían aceptar que realizara una declaratoria de los hechos, tuve que hablar con el Fiscal Villarreal para que hiciera esa declaratoria de hechos. Nosotros lo que queríamos en ese momento era ya tener el cuerpo de mi hijo; en ese momento mi esposa y yo no pensamos en pelear nada, ella ya estaba sufriendo mucho, es una mujer muy bondadosa y me pidió no pelear y por eso les firmé”.

La familia había viajado desde el norteño estado de Durango y hasta el gobernador de ese estado exigió justicia a través de un tweet, y la empresa respondió con un comunicado en el que aseguró que es el primer incidente de este tipo en más de 30 años de operaciones, lo catalogó como un “error humano”. Mientras, internautas han lanzado una petición para que se cierre el parque y se castigue a los responsables.