COVID-19: Venezuela busca proteger empleo y micro empresas

Un trabajador de salud camina frente a un graffiti del artista Badsura, en el hospital pblico Ana Francisca Prez de Len II, el sbado 27 de marzo de 2021, en Caracas. (AP Foto/Matias Delacroix) (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved)

CARACAS – El presidente Nicolás Maduro anunció el martes la firma de un decreto para extender hasta el final del año próximo la prohibición de despedir empleados, la exención del pago del impuesto sobre la renta de las micro y pequeñas empresas creadas durante 2021 y entre otras medidas de protección, en momentos en que Venezuela registra un repunte de casos de COVID-19.

El mandatario decidió prorrogar una vez más y hasta el 31 de diciembre de 2022, la llamada ley de estabilidad e inamovilidad laboral que cumple la “tradición” iniciada por su predecesor y mentor, el fallecido expresidente Hugo Chávez, para proteger a todos los trabajadores del sector privado y público.

La inamovilidad ampara a todos los trabajadores, independientemente del salario que perciban, pero excluye a las personas que ocupan cargos de confianza y a empleados temporales.

El régimen de inamovilidad es severamente criticado por el sector privado, que sostiene que la imposibilidad de despedir a trabajadores afecta la productividad de las empresas al verse obligados en muchos casos a mantener en sus nóminas a empleados negligentes.

Maduro indicó que la inamovilidad laboral y otras medidas se centran en la “protección de la vida laboral y económica del país” y procuran estimular la producción en Venezuela, que cursa su sexto año en recesión, e incluso antes de la pandemia, sus habitantes ya padecían de bajos salarios en un escenario de inflación de cuatro dígitos.

Entre las medidas se destaca la prohibición de "desalojo forzoso para proteger a la familia, emprendedores y pequeños comerciantes”; la exención del pago de impuestos sobre la renta hasta el 31 de diciembre de 2022, siempre y cuando declaren los ingresos exentos.

Maduro además aprobó la extensión de la prohibición de ejecutar garantías de créditos hasta septiembre de 2021 y reclasificar el riesgo crediticio de los deudores. “Sería injusto degradar la clasificación de riesgo crediticio de cualquier deudor por la pandemia”, acotó.

El mandatario también anunció que en abril se reactivarán un conjunto de bonos especiales que beneficiarán a 2,1 millones de trabajadores de las empresas del sector privado y al menos cuatro millones de trabajadores informales. Maduro no mencionó monto alguno de los bonos.

Los anuncios se producen seis días antes de que se reanude el esquema de flexibilización de la cuarentena que impuso el 1 de junio de 2020 y que fue suspendido el 21 de marzo pasado, luego de registrarse en las últimas semanas un incremento de contagios de COVID-19, atribuido a las nuevas variantes, conocidas como P1 y P2.

El gobierno, con algunos ajustes, había venido aplicando franjas horarias de flexibilización para la reactivación parcial de las actividades económicas, comerciales y financieras en intervalos de siete días continuos en más de 50 sectores, seguidos de una “cuarentena radical” en los siete días siguientes. Hasta el 11 de abril, únicamente se mantendrán activos servicios esenciales como alimentación, salud, telecomunicaciones y transporte.

“Había que tomar medidas, que se cumpliera un ciclo de tres semanas, para contener” los contagios y “siempre que sea necesario tendremos que hacer las cuarentenas radicales”, advirtió.

En Venezuela --donde el coronavirus no ha azotado con tanta fuerza como en otros países sudamericanos -- se contabilizan más 167.500 infecciones y 1.678 fallecidos desde que detectaron los dos primeros casos el 13 de marzo de 2020.