Renuncia presidente de Tribunal Electoral boliviano

ARCHIVO - En esta fotografa de archivo del 25 de noviembre de 2019, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine ez, entrega el documento a Salvador Romero que lo acredita como nuevo miembro del Tribunal Supremo Electoral durante una ceremonia en el palacio presidencial, en La Paz, Bolivia. Romero ha anunciado el mircoles 28 de abril de 2021 que renuncia a su cargo de presidente del Tribunal Supremo Electoral. (AP Foto/Juan Karita, Archivo)
ARCHIVO - En esta fotografa de archivo del 25 de noviembre de 2019, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine ez, entrega el documento a Salvador Romero que lo acredita como nuevo miembro del Tribunal Supremo Electoral durante una ceremonia en el palacio presidencial, en La Paz, Bolivia. Romero ha anunciado el mircoles 28 de abril de 2021 que renuncia a su cargo de presidente del Tribunal Supremo Electoral. (AP Foto/Juan Karita, Archivo) (Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved)

LA PAZ – El presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, Salvador Romero, anunció el miércoles que renunciará a su cargo después de haber dirigido una crucial elección presidencial el año pasado y recibir cuestionamientos. La oposición teme que con su renuncia no se garantice la independencia del Órgano Electoral.

Romero asumió funciones en noviembre de 2019 después de ser designado por la expresidenta interina Jeanine Áñez para encaminar un nuevo proceso electoral tras los fallidos comicios de octubre que derivaron en una crisis política social que dejó 36 fallecidos y la renuncia del entonces presidente Evo Morales, quien buscaba un cuarto mandato continuo.

En 2020 Romero dirigió las elecciones presidenciales, en las que ganó el exministro de Economía de Morales, Luis Arce, con 55,1% de los votos. En marzo pasado lideró el proceso para elegir alcaldes y gobernadores y en abril la segunda vuelta de cuatro gobernaciones.

“Al presentar mañana mi renuncia a la presidencia y a la vocalía cierro una etapa personal y concluyo una fase institucional con un tribunal presto para encarar nuevos desafíos”, dijo Romero a los periodistas en la puerta del Tribunal Supremo Electoral.

Romero leyó una larga carta de despedida en la que resaltó que los comicios de 2019 mostraron “cuán indispensable es la elección limpia para el régimen democrático y cuán frágil resulta la coexistencia sin ella”. En la misiva describió que el proceso electoral recibió “amenazas, hostigamientos de casi todos los frentes políticos, a veces sucesivos, en otras ocasiones, simultáneos; presiones de organizaciones sociales, regionales, corporativas; acechanzas de otros poderes”.

En su gestión fue cuestionado por la oposición por no impulsar una denuncia de fraude en las elecciones presidenciales que involucraba a Morales.

La tarde del miércoles, la oposición lamentó su renuncia y se mencionó que abre la posibilidad de que “nuevamente se cierne el riesgo de que el Movimiento Al Socialismo (MAS, partido de gobierno) controle el Órgano Electoral Plurinacional y la democracia se siga debilitando”, dijo el expresidente Carlos Mesa y actual líder de la fuerza opositora Comunidad Ciudadana.

“Queda gravemente afectado con la independencia del Órgano Electoral” agregó Carlos Alarcon, diputado opositor.

Desde el partido gobernante, el MAS, dijeron que respetan la decisión de Romero. La senadora de esa fuerza política, Lindura Rasguido, expresó a los medios locales que correspondería al presidente designar su remplazo.