wplg logo

Panamá vuelve a permitir congresos y foros presenciales

Un hombre recibe la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 el jueves 22 de abril de 2021 en el estacionamiento del estadio Rommel Fernndez, en Ciudad de Panam. (AP Foto/Arnulfo Franco)
Un hombre recibe la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 el jueves 22 de abril de 2021 en el estacionamiento del estadio Rommel Fernndez, en Ciudad de Panam. (AP Foto/Arnulfo Franco) (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved)

PANAMA – PANAMÁEn un esfuerzo por reactivar su turismo, Panamá volvía a permitir desde el lunes la celebración de congresos, foros y convenciones presenciales en momentos en que registra un ligero aumento de contagios de COVID-19 tras meses de relativa estabilidad en las cifras de enfermos y decesos.

Los eventos podrán celebrarse con un aforo máximo de 25% y en ciudades provinciales con un porcentaje de positividad por debajo del 5%, una medida que busca alentar a un sector hotelero y de convenciones golpeado por la pandemia.

El turismo cayó en términos generales más del 60% el año pasado y es considerado de las actividades con más lenta reactivación en medio de la crisis sanitaria, a lo que se suma mayores controles impuestos en semanas recientes a los viajeros procedentes de Sudamérica en prevención contra la nueva variante brasileña.

La reanudación de esos eventos tras un cierre de más de un año ya se había anticipado, mientras que las autoridades de salud seguían advirtiendo de la posible llegada de una tercera ola de contagios. Los reportes de los dos últimos días mostraron una positividad de casos ligeramente superior al 5% por primera vez en meses, con 508 el sábado y 386 el domingo.

Buena parte de los casos se registran en la zona occidental y fronteriza con Costa Rica, que vive su peor repunte de la pandemia y el riesgo de un colapso de su sistema sanitario.

“Aunque esta posibilidad de un repunte ya la hemos enfrentado antes, la diferencia ahora es que nuestros vecinos enfrentan una terrible ola de la enfermedad, la cual ha desbordado su capacidad hospitalaria”, refirió a la prensa Jorge Prosperi, exrepresentante panameño de la Organización Panamericana de la Salud.

La relativa estabilidad de infecciones y muertes —en últimos meses de un dígito— le permitió a Panamá mejorar su disponibilidad de camas en salas de hospitales y de unidades de cuidados intensivos y seguir reabriendo más actividades económicas a medida que avanzaba en un plan de vacunación que según los expertos debería ser más agresivo en la adquisición del fármaco.

Alrededor del 11% de los 4,2 millones de habitantes de Panamá han recibido al menos una dosis de la vacuna contra COVID-19. El país acumula más de 360.000 contagios y 6.200 decesos.