wplg logo

Argentina reporta récord de contagios y muertes en 24 horas

La doctora Vernica Verdino realiza una reanimacin cardiopulmonar sobre un paciente de COVID-19 que sufri un ataque cardiaco mientras le intubaban en el Hospital Llavallol Dr. Norberto Ral Piacentini en Lomas de Zamora, Argentina, el sbado 8 de mayo de 2021. La doctora y su colega Stephanie Muoz se tomaron todo el tiempo necesario para que la habitacin y el cuerpo del hombre quedaran en las condiciones adecuadas, de tal forma que su hijo pudiera verlo yaciendo en paz a travs de la ventana de la puerta. (AP Foto/Natacha Pisarenko)
La doctora Vernica Verdino realiza una reanimacin cardiopulmonar sobre un paciente de COVID-19 que sufri un ataque cardiaco mientras le intubaban en el Hospital Llavallol Dr. Norberto Ral Piacentini en Lomas de Zamora, Argentina, el sbado 8 de mayo de 2021. La doctora y su colega Stephanie Muoz se tomaron todo el tiempo necesario para que la habitacin y el cuerpo del hombre quedaran en las condiciones adecuadas, de tal forma que su hijo pudiera verlo yaciendo en paz a travs de la ventana de la puerta. (AP Foto/Natacha Pisarenko) (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved)

BUENOS AIRES – Con más de 700 muertos y unos 35.000 contagios en las últimas 24 horas, Argentina batió su peor marca durante la pandemia de coronavirus.

El Ministerio de Salud informó el mates que 745 personas se sumaron a una lista víctimas de COVID respecto al informe de la víspera, mientras hay 35.543 nuevos casos.

El total de decesos asciende a 71.771 y son 3,3 millones los casos confirmados.

En tanto, hay unas 5.813 personas internadas en unidades de terapia intensiva (UTI), con lo cual el promedio de ocupación de camas a nivel país está en 72%, según cifras oficiales.

“La situación es desesperante”, reconoció Claudio Belocopitt, presidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud Privada. “Esto se veía, este es un virus atado a la circulación y todos sabemos que la circulación es alta y hay transgresiones enormes. Siguen existiendo las fiestas clandestinas y las reuniones sociales con un montón de gente”.

Los números récord se dieron a conocer a pocos días que concluya la vigencia del último decreto del presidente Alberto Fernández, que impuso toque de queda nocturno, cierre de escuelas, suspensión de actividades de esparcimiento en espacios cerrados y reducción del horario comercial en aquellos distritos con más casos.

Argentina evitó en 2020 el colapso sanitario con una estricta cuarentena impuesta en marzo y que recién se fue flexibilizando a partir de agosto, pero ahora enfrenta una más potente segunda ola de coronavirus sin consenso social para imponer un nuevo confinamiento y con indicadores económicos cada vez más preocupantes que limitan el margen de acción del gobierno.

“No nos estamos cuidando, todos estamos cansados y amargados por la pandemia, pero es lo que nos toca vivir”, dijo el presidente Fernández horas antes de darse a conocer el reporte oficial. “En estos términos debemos seguir (las restricciones)”, adelantó sin dar mayores detalles.

“Hay que cortar la circulación violentamente”, opinó Belocopitt. “Nuestro proceso de vacunación viene lento y esta es una de las herramientas que tenemos”.

Unas 10 millones de personas recibieron la vacuna, pero sólo dos millones tienen las dos dosis sobre una población de 45 millones.