wplg logo

Iowa: Sospechoso de homicidio culpa a enmascarados

Cristhian Bahena Rivera seala un monitor durante su testimonio en su juicio por homicidio el mircoles 26 de mayo de 2021. (Kelsey Kremer/The Des Moines Register va AP, Pool)
Cristhian Bahena Rivera seala un monitor durante su testimonio en su juicio por homicidio el mircoles 26 de mayo de 2021. (Kelsey Kremer/The Des Moines Register va AP, Pool) (The Des Moines Register)

El hombre que está siendo juzgado por el secuestro y asesinato de una estudiante de la Universidad de Iowa en 2018 afirmó por primera vez el miércoles que dos hombres enmascarados fueron los responsables del crimen, pero que lo obligaron a participar a punta de pistola.

En un giro sorpresivo, la defensa llamó a Cristhian Bahena Rivera como testigo en su juicio por homicidio en primer grado. Admitió que su coche negro es el que se ve en un video de vigilancia rondando a Mollie Tibbetts mientras la joven trotaba en Brooklyn, Iowa, el 18 de julio de 2018. También reconoció que ella acabó en el maletero de su coche, que escondió su cuerpo en un maizal y que dijo a los investigadores dónde encontrarla un mes después.

Pero el acusado presentó un relato de lo sucedido muy diferente al de los fiscales, negando que fuera responsable de las puñaladas en la cabeza, el cuello y el pecho que le causaron la muerte a Tibbetts.

Bahena Rivera, un trabajador inmigrante, dijo que dos hombres armados que vestían de negro y tenían la cara cubierta se presentaron en su remolque después de que terminara de ducharse esa noche. Los hombres le indicaron que se subiera a su coche y condujera, y que pasaron varias veces por delante de Tibbetts mientras ella corría antes de que le indicaran que se detuviera, relató.

Bahena Rivera, de 26 años, indicó que un hombre con un cuchillo salió del coche y caminó por la carretera rural. El hombre se alejó durante unos 10 minutos mientras el segundo hombre, sentado en el asiento trasero del coche, se ponía nervioso y decía: “Vamos, Jack”, afirmó.

El acusado dijo que desconocía la identidad de los hombres, pero sus abogados han tratado de levantar sospechas sobre el novio de Tibbetts, Dalton Jack, quien admitió haber tenido una aventura con otra mujer y problemas de ira en el pasado. La policía dijo que descartó a Jack como sospechoso después de establecer que estaba fuera de la ciudad por trabajo ese día.

Bahena Rivera declaró que los hombres cargaron algo en su maletero, le indicaron que condujera varios kilómetros hasta una zona rural, apagara el coche, esperara unos minutos y se marchara. Dijeron que conocían a su exnovia y a su hija pequeña, y que les harían daño si alguna vez le contaba a alguien lo sucedido, afirmó.

Bahena Rivera señaló que los hombres se marcharon a pie por la carretera y no volvió a verlos. Dijo que abrió el maletero unos minutos más tarde y encontró el cuerpo de Tibbetts, y que pesaba mucho cuando lo llevó al maizal.

Añadió que cubrió su cuerpo con tallos de maíz porque “no quería que estuviera demasiado expuesta al sol”, y que luego se fue y no pensaba volver a hablar de lo que había sucedido. Bahena Rivera señaló que dejó el teléfono, el Fitbit y los auriculares de Tibbetts a un lado de la carretera.

Bahena Rivera dijo que no fue sincero cuando los detectives comenzaron a interrogarlo sobre la desaparición de Tibbetts el 20 de agosto de 2018, porque estaba preocupado por la seguridad de su hija. En ese entonces, declaró que se había acercado a Tibbetts mientras ella corría, que forcejearon después de que amenazó con llamar a la policía y luego “perdió la memoria” antes de esconder su cuerpo.

Afirmó que aceptó guiar a los investigadores hasta el cuerpo de Tibbetts a primera hora del día siguiente porque estaba cansado y quería que el interrogatorio terminara. Y agregó que la policía le había instado a “ponerse en la posición de la familia y a pensar” en cómo se sentiría si su hija estuviera desaparecida.

Bahena Rivera relató que creció en la pobreza en el sur de México y que llegó ilegalmente a Estados Unidos después de cumplir 17 años, cruzando un río hacia Texas en una balsa inflable con otras 10 personas. Inmediatamente se fue a vivir a Iowa, donde se habían establecido los hermanos de su padre, y consiguió un trabajo a los pocos días ordeñando vacas en una granja lechera, dijo.

Bahena Rivera, que ha estado encarcelado desde su arresto en agosto de 2018, manifestó que trabajaba jornadas de 12 horas y que tenía cuidado de evitar a la policía por temor a ser deportado. Dijo que nunca tuvo contacto con las fuerzas del orden hasta que los investigadores que indagaban la desaparición de Tibbetts identificaron su vehículo en el video de vigilancia tomado desde una vivienda en la ruta donde corría la víctima.

La mayoría de los expertos legales no esperaban que Bahena Rivera testificara. Su abogado, Chad Frese, señaló durante la selección del jurado que estaba indeciso sobre si llamar a su cliente como testigo. Dijo que si Bahena Rivera no testificaba, parecería que tenía algo que ocultar, pero que si lo hacía, podría considerarse que intentaba salvarse.

Los jurados se animaron cuando Bahena Rivera subió al estrado y los fiscales tomaron notas furiosamente mientras declaraba. Bahena Rivera mostró poca emoción, pero su voz bajó y tembló ligeramente cuando habló de las supuestas amenazas de los hombres a su hija.

La defensa completó su testimonio el miércoles. Los argumentos de cierre en el juicio de una semana de duración en el juzgado del condado de Scott, en Davenport, estaban programados para el jueves. Bahena Rivera podría ser condenado a cadena perpetua si es declarado culpable.