Se manifiestan en honor del niño de 4 años asesinado por su padre en Fort Lauderdale

“La policía, los servicios de protección infantil y el sistema de justicia penal fallaron a Greyson y Ali”, afirma una petición en GoFundMe.

Family hopes to prevent further tragedies after murder-suicide leaves 4-year-old dead
Family hopes to prevent further tragedies after murder-suicide leaves 4-year-old dead

FORT LAUDERDALE, Fla. – Exactamente dos semanas después de que un niño de 4 años fuera encontrado muerto a tiros en un asesinato-suicidio llevado a cabo por su propio padre en Fort Lauderdale, la comunidad está buscando justicia.

El jueves 3 de junio, la comunidad se reunió en el centro de Fort Lauderdale en una marcha pidiendo reformas en los tribunales para evitar que esta tragedia le suceda a otra familia.

La tragedia comenzó el jueves 20 de mayo, cuando los detectives del Departamento de Policía de Fort Lauderdale creen que John M. Stacey, de 47 años, disparó y mató a su hijo, Greyson Marin Kessler, antes de dispararse a sí mismo dentro de su apartamento ubicado en Las Olas by the River, en 520 SE 5th Ave., en Fort Lauderdale.

Los registros muestran que la madre de Greyson, Alison Kessler, presentó una orden de emergencia al día siguiente, el viernes 21 de mayo, cuando Greyson faltó a la escuela. Ese mismo día, sus miedos se hicieron realidad. Los oficiales encontraron a Stacey y Greyson muertos.

Ella cree que esta tragedia podría haberse evitado.

“Creemos que el sistema nos falló en todos los niveles”, aseguró la familia Kessler en un comunicado.

Los documentos judiciales revelan que Stacey abusó de la madre durante varios años y que las amenazas comenzaron a escalar durante el último mes.

De hecho, Kessler intentó que la policía sacara a Greyson del edificio de condominios donde vivía Stacey, pero el día que presentó la documentación judicial fue el mismo día en que mató al niño y luego a él mismo.

Kessler había estado luchando en los tribunales para sacarlo de la custodia de su padre después de que Stacey le enviara páginas y páginas de mensajes abusivos y amenazantes, pero no logró nada.

Ahora, la familia siente que los tribunales dejaron caer la pelota, por lo que ellos y otros se han reunido en el centro de Fort Lauderdale para marchar desde el tribunal del condado hasta el tribunal federal con carteles que piden que el sistema cambie y proteja mejor a los niños.

“Era una delicia, un niño de oro, eso es todo lo que puedo decir”, recordó su abuela, Ronni Kessler. “Él era ... no sé cómo voy a superar esto sin él. Queremos una reforma en el sistema judicial para que otro niño no se enfrente a este horrible destino”.

Haz clic aquí para ver la página de GoFundMe para Greyson.


About the Authors: