wplg logo

Iowa: Rechazan nueva defensa en caso de estudiante asesinada

Cristhian Bahena Rivera comparece durante una audiencia en la corte del condado Poweshiek, el jueves 15 de julio de 2021, en Montezuma, Iowa. (Jim Slosiarek/The Gazette, Pool)
Cristhian Bahena Rivera comparece durante una audiencia en la corte del condado Poweshiek, el jueves 15 de julio de 2021, en Montezuma, Iowa. (Jim Slosiarek/The Gazette, Pool)

Un fiscal rechazó el jueves las afirmaciones de la defensa de que el asesinato de la estudiante de la Universidad de Iowa Mollie Tibbetts en 2018 podría estar relacionado con una red de tráfico sexual y con otros secuestros ocurridos en el área rural de donde desapareció mientras salía a correr.

La supuesta confesión de un hombre de 21 años, quien declaró que ayudó a asesinar a Tibbetts después de que fuera secuestrada y retenida en una casa utilizada para el tráfico sexual, no era creíble, afirmó el asistente de la fiscalía Scott Brown durante una audiencia realizada el día en que Cristhian Bahena Rivera, de 27 años, debía ser sentenciado por el homicidio de Tibbetts.

“No hay evidencia que lo respalde. Ninguna. Cero”, declaró Brown.

Brown dijo a la corte que la información sobre el hombre de 21 años que brindaron dos testigos no relacionados entre sí y que surgieron hacia el final del juicio de Bahena Rivera era incongruente con el relato que el propio acusado dio a la corte. En un documento legal presentado antes de la audiencia del jueves, argumentó que “no debe haber duda” sobre la culpabilidad de Bahena Rivera basándose en la evidencia.

Los fiscales aseguran que Bahena Rivera, trabajador de una granja lechera que fue condenado en mayo de homicidio intencional, pasó con su vehículo a un lado de Tibbetts mientras ella salía a correr en Brooklyn y consideró que la joven era atractiva, por lo que se le acercó y la mató después de que ella amenazó con llamar a la policía. Aseguran que el acusado, originario de México, confesó parcialmente el crimen durante un prolongado interrogatorio un mes después de los hechos y llevó a los investigadores a un maizal en donde se encontró el cuerpo de la víctima.

Durante su juicio, Bahena Rivera declaró públicamente por primera vez que dos hombres enmascarados lo secuestraron de su casa rodante y lo obligaron a conducir hasta que se encontraron con Tibbetts en un camino rural y uno de ellos la apuñaló. Aseguró que uno de los hombres colocó el cuerpo en la parte trasera de su camioneta y le dio instrucciones para deshacerse de los restos en el maizal.

La audiencia del jueves era para determinar si se debía ordenar a los fiscales que entregaran a los abogados de Bahena Rivera información relacionada con investigaciones de tráfico sexual en la región en la que Tibbetts fue asesinada. Brown se opuso a la solicitud de información por parte de la defensa, señalando que “salieron a pescar”.

El juez Joel Yates indicó que daría un fallo por escrito en una fecha posterior y que antes de que concluya el mes sostendrá una audiencia respecto a la solicitud de la defensa para un nuevo juicio.

Bahena Rivera iba a ser sentenciado el jueves a cadena perpetua hasta que sus abogados dijeron que necesitaban más tiempo para investigar las declaraciones de dos nuevos testigos, quienes afirman que el hombre de 21 años les dijo que ayudó a matar a Tibbetts.

Brown dijo que el testimonio del acusado no encaja con esas supuestas confesiones porque no mencionó que Tibbetts hubiera estado retenida en una segunda ubicación, que su cuerpo hubiera estado envuelto en plástico ni algún otro detalle.

Los abogados de la defensa arguyeron que la información de los testigos podría sustentar un nexo entre la muerte de Tibbetts y la desaparición de Xavior Harrelson, un niño de 11 años, en esa misma zona en mayo. Resaltaron que la persona de interés en el caso fue acusada previamente de dirigir una operación de tráfico sexual en una residencia y de secuestrar a una mujer en mayo de 2018 en Brooklyn, la ciudad en la que residía Tibbetts y que se encuentra unos 80 kilómetros (50 millas) al oeste de Iowa City.

El abogado defensor, Chad Frese, señaló que los fiscales debieron compartir información relacionada con esas acusaciones, las cuales fueron investigadas en 2019 sin que resultaran en cargos. Indicó que le parecía extraño que un área rural tan pequeña tuviera tantos reportes de secuestro.

“Hay algo podrido en esta área y no nos quieren brindar ninguna información”, dijo.

Brown dijo que era “inconcebible” que los abogados de la defensa revelaran públicamente información sobre la investigación abierta en torno a la desaparición del menor, y que no estaba relacionada con la muerte de Tibbetts.