wplg logo

Ciudades del sur de la Florida usan lectores automáticos de matrículas para rastrear conductores, buscar delincuentes

Wherever you drive in South Florida, there’s a good chance you are being watched, your license plate and movements recorded and stored away for future use.

CORAL GABLES, Fla. – Dondequiera que conduzca en el sur de Florida, hay una buena posibilidad de que esté siendo observado, su matrícula y movimientos grabados y almacenados para su uso futuro.

“La matrícula de todos está siendo escaneada y la matrícula de todos está geo-posicionada y la hora del día está entrando en una base de datos”, según el residente de Coral Gables, Raúl Mas.

La tecnología de reconocimiento de matrículas no es nueva, pero en los últimos años cada vez más agencias de aplicación de la ley están utilizando las cámaras para hacer un seguimiento de quién está pasando, con el objetivo de marcar a cualquier persona vinculada a actividades criminales.

“Así que en 13 posiciones que hemos elegido en toda la ciudad, tenemos cámaras que están leyendo las matrículas”, dijo el jefe de policía de Coral Gables, Ed Hudak.

Coral Gables es solo uno de los muchos departamentos de policía que utilizan cámaras LPR en los condados de Miami-Dade y Broward. Pero no todos creen que los beneficios de la tecnología superen los riesgos de privacidad.

El residente de Coral Gables, Raúl Mas, ha estado en contra de las cámaras desde el principio.

“Es el equivalente a que un auto de policía te siga todos los días”, explicó.

Mas está actualmente involucrado en una demanda contra la ciudad. Solicitó registros para su propio vehículo capturados por las cámaras y quedó sorprendido por las docenas de páginas de información que recibió.

“Tu rutina diaria. Ir a Publix, ir a la tintorería”, dijo. “No firmé un acuerdo de usuario con la ciudad de Coral Gables para monitorearme”.

Entre sus preocupaciones, conocer que la empresa contratada para proporcionar las cámaras, Vigilant Solutions, almacena los datos recopilados durante tres años. Puede compartir esa información con docenas de agencias de aplicación de la ley, incluido el FBI.

“Solo tenemos información limitada sobre ellos y lo que hacen con esa información y cómo lo usan”, explicó Mas. “Eso debería ser alarmante para cualquiera”.

El abogado Caleb Kruckenberg, de la New Civil Liberties Alliance, representa a Mas en su demanda contra la ciudad.

“La policía tiene que ser capaz de decir que tenemos un propósito de aplicación de la ley, y luego podemos mirar a través de la base de datos”, explicó Kruckenberg. “Y cuando le pregunté a la ciudad, dijeron, en realidad, puede ser solo que un oficial de policía tenga curiosidad”.

Kruckenberg ha estado presionando por supervisión, argumentando que si la policía quiere esta información, debe justificar la razón y obtener una orden judicial. Señaló que la policía hizo un mal uso de otros sistemas en los últimos años, como las búsquedas de licencias de conducir.

“Nos dijeron que en los últimos cinco años, al menos cuatro personas diferentes que han sido disciplinadas por buscar registros de manejo sin una buena razón”, agregó.

Coral Gables no está solo. La ciudad de Doral tiene 147 cámaras LPR, y también almacena los datos durante 3 años. Miami Beach utiliza un total de 31 cámaras LPR fijas, móviles y de vehículos, pero en contraste solo guarda datos durante un año.

“En este momento, nuestra política dice tres años, y me siento muy cómodo con esa política”, dijo Hudak, a Amy Viteri de Local 10 News, que su prioridad es la seguridad pública. Y el acceso a esta tecnología puede marcar la diferencia.

“Porque si tu hijo o un niño o alguien es secuestrado... Quiero volver y ver algo que pueda haber estado vinculado a este caso”, dijo Hudak.

La ciudad ha utilizado el reconocimiento de matrículas para ayudar a realizar arrestos. En marzo, un oficial fue honrado después de usar los lectores de matrículas para ayudar a identificar un automóvil robado. Una búsqueda del vehículo descubrió una mochila con 45 tarjetas de crédito robadas.

Hudak dijo que el departamento también tiene salvaguardas para monitorear cómo se está utilizando el sistema. Eso incluye auditorías de rutina, así como cámaras que observan a los propios investigadores cuando acceden al sistema para obtener información.

“Si no uso toda la tecnología disponible para mí, es fundamental si alguien se sale con la suya con un crimen”, dijo Hudak. “O no puedo detener un crimen”.

En agosto, un juez falló en contra de Mas, apoyando el argumento de la ciudad de que las cámaras eran constitucionales. El caso está siendo apelado actualmente. Para Mas, cuya propia familia huyó de la Cuba comunista. Él piensa que más personas deberían preocuparse y preguntarse qué sigue.

“Si usted tiene cualquier deseo de mantener incluso una apariencia de privacidad en su vida, usted debe hacerse estas preguntas difíciles”, dijo.

Local 10 se comunicó con la compañía de cámaras Vigilant Solutions para obtener más información sobre cómo se comparten los datos. En este momento no han respondido a llamadas o correos electrónicos.


About the Author:

Amy Viteri is an Emmy Award-winning journalist who joined Local 10 News in September 2015. She's currently an investigative reporter and enjoys uncovering issues facing South Florida communities. A native of the Washington, D.C., area, she's happy to be back in South Florida, where she earned a masters degree at the University of Miami.