Guatemala: siguen las protestas, gobierno convoca al diálogo

Full Screen
1 / 3

Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

Indgenas se renen frente al Palacio Nacional para exigir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, en la ciudad de Guatemala, el martes 24 de noviembre de 2020. (AP Foto/Moiss Castillo)

GUATEMALA CITY – Varios sectores protestaban el martes en Guatemala por cuarto día contra el presidente Alejandro Giammattei y los diputados por la aprobación de un presupuesto que recortó fondos a la salud, la educación y la lucha contra los derechos humanos.

En tanto, el mandatario convocó a varias organizaciones a un diálogo para reformar el presupuesto en su primera aparición pública luego de que la policía reprimió a los manifestantes dejando dos personas heridas de gravedad y que perdieron sus ojos.

Giammattei dijo que se analizará el gasto publico del presupuesto de 2020, el cual permanecerá vigente tras el anuncio de la Junta Directiva del Congreso de suspender el trámite del presupuesto para 2021 qué generó la inconformidad de la población.

A la reunión no fue invitado el vicepresidente Guillermo Castillo, quien llamó al mandatario a vetar el cuestionado presupuesto y le pidió a Giammattei que ambos renunciaran para darle salida a la crisis.

Frente al Palacio Nacional de la Cultura, donde se llevaba a cabo la reunión, protestaban unos 300 integrantes de organizaciones indígenas y campesinas.

“Hoy nosotros los pueblos ancestrales, pueblos que existimos previamente a la fundación del Estado, le exigimos al Estado de Guatemala que rectifique sus deberes, renuncien a estos actos que han cometido en los últimos meses”, dijo el líder indígena Germán Canastú.

En los carteles que cargaban los manifestantes exigían la renuncia de diputados y funcionarios. “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos los traicionan”, decía unos de ellos. “Los desconocemos y pedimos su renuncia, de lo contrario los pueblos originarios se levantarán en pie de lucha”, advirtió Canastú.

El criticado presupuesto para 2021 fue aprobado la semana pasada en la madrugada mientras la población dormía y el huracán Iota azotaba y dañaba a miles de comunidades pobres del país.

La aprobación con los votos de 116 de los 160 diputados del Congreso, entre oficialistas y aliados, que recortó los fondos para las escuelas, la atención primaria para pacientes con COVID-19 y los fondos para la defensa de los derechos humanos fue la gota que rebalsó el vaso de la paciencia de los guatemaltecos, que se han venido quejando de la falta de elección de jueces y las alianzas políticas que buscarían la impunidad de los funcionarios acusados de corrupción.

A su vez, se aprobó una partida de 65.000 dólares para las comidas de los diputados.

El sábado, cuando unas 10.000 personas se manifestaban pacíficamente en la Plaza de la Constitución, un grupo incendió una parte del Congreso, ubicado a dos cuadras de la plaza. Tras el incendio la policía reprimió con gases lacrimógenos y detuvo a varios manifestantes.

El martes el jefe de Seguridad del Congreso dijo ante los diputados opositores que unos 40 policías estaban dentro del hemiciclo desde la mañana del sábado, varias horas antes de que ocurriera el incendio, lo que ha generado dudas sobre quién prendió fuego a las instalaciones.

Giammattei invocó la Carta Democrática de la OEA para pedir apoyo alegando que se busca un golpe de Estado en su contra.