Familia de ejecutivo encarcelado le pide clemencia a Maduro

Esta fotografa familiar de diciembre de 2015 muestra a Jos Pereira, segundo de izquierda a derecha _uno de los ejecutivos petroleros de Citgo residentes en Houston declarado culpable y enviado a prisin en Venezuela_, junto con, de izquierda a derecha, su esposa Mervis y sus hijos Sara, John, un nieto no identificado y Joao, en Houston, Texas. (Cortesa de John Pereira va AP)
Esta fotografa familiar de diciembre de 2015 muestra a Jos Pereira, segundo de izquierda a derecha _uno de los ejecutivos petroleros de Citgo residentes en Houston declarado culpable y enviado a prisin en Venezuela_, junto con, de izquierda a derecha, su esposa Mervis y sus hijos Sara, John, un nieto no identificado y Joao, en Houston, Texas. (Cortesa de John Pereira va AP)

CARACAS – La familia de un ejecutivo de la empresa petrolera Citgo que vive en Houston y que fue declarado culpable y sentenciado a prisión en Venezuela junto con otros cinco exhortó al presidente Nicolás Maduro a que tenga compasión.

En una carta abierta, los familiares de José Pereira, de 63 años, le escribieron a Maduro que el hombre sufre numerosos problemas de salud que necesitan atención médica.

Le piden a Maduro que lo excarcele — y a los otros cinco — para que puedan volver con sus familias en Estados Unidos.

“El motivo de esta misiva no es la de entrar en diatribas legales sobre el caso”, dice la carta. “Sólo queremos implorar a su lado humanitario y compasivo”.

La carta fue publicada un día después del fallo en que los seis fueron declarados culpables de cargos de corrupción. Llevan tres años encarcelados en Venezuela.

Los así llamados 6 de Citgo son empleados de la compañía de refinación Citgo ubicada en Houston, que es propiedad de la petrolera estatal venezolana PDVSA. Fueron convocados a Venezuela en noviembre de 2017 para una reunión de negocios y arrestados.

Además de Pereira, los otros cinco son Gustavo Cárdenas, Jorge Toledo, los hermanos José Luis Zambrano y Alirio Zambrano, y Tomeu Vadell, todos ya ciudadanos estadounidenses. El juez los sentenció a 8 años y 10 meses de prisión.

Pereira, residente permanente en Estados Unidos, había sido promovido a presidente interino de Citgo poco antes del arresto. Fue sentenciado a 13 años en prisión, la condena más larga.

Los familiares dicen que los hombres fueron declarados culpables injustamente, y los abogados defensores señalaron que apelarán.

"El caso de Citgo se ha desarrollado con normalidad durante todas las etapas que establece el proceso penal venezolano”, señaló el fiscal general en un comunicado.

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela anunció los veredictos y las sentencias. El gobierno de Maduro no ha comentado sobre el resultado del juicio.

Tras los arrestos, las autoridades venezolanas emprendieron una depuración de PDVSA para erradicar la corrupción en un momento en que las relaciones entre Caracas y Washington se estaban desmoronando y Venezuela se sumía en una crisis social y económica.

Todos estaban también acusados de malversación derivada de una propuesta que nunca se llevó a cabo para refinanciar unos 4.000 millones de dólares en bonos de Citgo ofreciendo como aval una participación del 50% en las acciones de la compañía. En ese entonces Maduro los acusó de “traición”. Todos se han declarado inocentes.

Se negó el acceso a las audiencias a los medios de comunicación y a grupos defensores de los derechos humanos. La jueza Lorena Cornielles, que presidió el proceso, no respondió a una carta de The Associated Press solicitando permiso para estar presente.

El exgobernador de Nuevo México Bill Richardson, que ha negociado la liberación de otros estadounidenses detenidos por gobiernos hostiles, viajó a Caracas en julio y se reunió con Maduro. Dos días después, dos de los hombres — Cárdenas y Toledo — fueron puestos en arresto domiciliario y dos semanas más tarde comenzó el juicio.

Venezuela lleva años sumida en una crisis que los críticos de Maduro atribuyen a políticas económicas fallidas y a un gobierno crecientemente autoritario, ante lo cual al menos 5 millones de venezolanos han decidido irse del país.

El presidente estadounidense Donald Trump ha presionado fuertemente para quitar del cargo al mandatario venezolano mediante sanciones financieras, y el Departamento de Justicia ha acusado formalmente a Maduro de ser "narcoterrorista”, ofreciendo una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto.

Se desconoce cuál será el enfoque que el presidente electo Joe Biden tomará respecto a Maduro. El mandatario venezolano ha expresado su deseo de mejorar sus relaciones con Washington.

La familia de Pereira dijo en la carta que éste sufre de al menos siete problemas crónicos de salud, incluyendo diabetes y un padecimiento de la espalda que requiere cirugía.

“Le pedimos solemne y respetuosamente que usted interceda en nuestro caso y podamos lograr así liberar a estos 6 hombres y permitirles volver a casa con sus seres amados”, le pidió la familia a Maduro.

___

Scott Smith está en Twitter como: @ScottSmithAP