Imputan a exjefes de antigua FARC crímenes de lesa humanidad

En esta foto de archivo del 23 de septiembre de 2019, el exlder rebelde Rodrigo Londoo sale de la sala del tribunal, seguido por el excomandante de las FARC, Pastor Alape, luego de comparecer ante el tribunal especial de paz de Colombia para testificar en una investigacin en curso sobre su papel en los secuestros de civiles, en Bogot, Colombia. El tribunal ha acusado a ocho excomandantes de las antiguas FARC el jueves 28 de enero de 2021 por crmenes de guerra y de lesa humanidad. Londoo y Alape se encuentran entre los acusados. (Foto AP/Ivn Valencia, Archivo)
En esta foto de archivo del 23 de septiembre de 2019, el exlder rebelde Rodrigo Londoo sale de la sala del tribunal, seguido por el excomandante de las FARC, Pastor Alape, luego de comparecer ante el tribunal especial de paz de Colombia para testificar en una investigacin en curso sobre su papel en los secuestros de civiles, en Bogot, Colombia. El tribunal ha acusado a ocho excomandantes de las antiguas FARC el jueves 28 de enero de 2021 por crmenes de guerra y de lesa humanidad. Londoo y Alape se encuentran entre los acusados. (Foto AP/Ivn Valencia, Archivo) (Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved)

BUCARAMANGA – La justicia especial de paz imputó el jueves a ocho excomandantes de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por crímenes de guerra y de lesa humanidad en el caso de secuestro. Se trata de la primera decisión judicial de este tipo tras la firma de un acuerdo de paz en 2016.

La decisión vincula a la cúpula de las extintas FARC: Rodrigo Londoño Echeverry, quien dirige el partido político creado tras la firma de la paz; los congresistas Julián Gallo y Pablo Catatumbo y otros exjefes como Pastor Alape, Milton de Jesús Toncel, Juan Ermilo Cabrera, Jaime Alberto Parra y Rodrigo Granda Escobar.

“La Sala de Reconocimiento de la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz) estableció la responsabilidad de los antiguos miembros del Secretariado de las FARC por las órdenes de secuestrar que dieron, así como por su omisión de control de los malos tratos que padecieron las víctimas”, aseguró ese organismo en un comunicado.

La cúpula de las extintas FARC tendrán un periodo de 30 días para responder a la decisión y en caso de que haya reconocimiento de los hechos y verdad tendrán una pena alternativa que será determinada en acuerdo con las víctimas, pero si la justicia especial encuentra que los exrebeldes están ocultando hechos podrán ir a la cárcel.

“Si no hay reconocimiento, tienen derecho a un juicio y si son vencidos en el juicio tienen cárcel hasta de 20 años”, dijo ante la prensa la magistrada Julieta Lemaitre, de la Sala de Reconocimiento de la JEP.

Los excomandantes informaron en un comunicado que no se pronunciarán respecto a la decisión judicial hasta tanto sus abogados la analicen y definan la posición a tomar.

Durante las cinco décadas de conflicto interno, las FARC recurrieron al secuestro para financiarse al cobrar altas sumas de dinero por liberal a los rehenes, intercambiar secuestrados por guerrilleros presos y mantener el control territorial. La justicia especial identificó 21.396 víctimas de secuestro, la mayoría hombres (79%) y en una menor medida mujeres (21%) y niños (5%).

“Las mujeres cautivas estaban en una situación adicional de vulnerabilidad y desprotección en un contexto masculino y militar, acentuando el temor por su vida y su integridad", indicó la JEP. "La ausencia de intimidad para asearse y para defecar y orinar creó un sufrimiento diferencial a las mujeres”.

La justicia especial encontró que los malos tratos en los cautiverios corresponden a un “patrón” y no a hechos aislados, los cuales incluían tortura, encadenamientos, golpes, hacinamiento, falta de luz y de aire.

“Los relatos de las víctimas acreditadas sobre su vida después del secuestro ilustran el daño causado a la salud mental por el sufrimiento físico, emocional y moral al que estuvieron sometidos”, concluyó la justicia especial tras contrastar las versiones libres de los exguerrilleros con los informes de la Fiscalía colombiana y organizaciones de la sociedad civil.

El presidente de la JEP, Eduardo Cifuentes, precisó que a la luz del derecho humanitario el secuestro de miles de personas constituye en un crimen de lesa humanidad. “No se trata de errores de excombatientes en la guerra o necesidades de la guerra o excesos, por el contrario son crímenes de guerra”, aseguró ante la prensa.

En septiembre de 2020, las extintas FARC reconocieron públicamente haber secuestrado y le pidieron perdón a las víctimas. El jueves, tras conocer la decisión de la JEP de imputarlos por este delito, el ahora partido político manifestó su compromiso para rendir cuentas ante la justicia.

“Como ya hemos dicho, el secuestro fue una práctica de la que no podemos sino arrepentirnos, sabemos que no hay razón, ni justificación para arrebatarle la libertad a ninguna persona”, dijeron el jueves a través de sus redes sociales.

El presidente Iván Duque pidió que las sanciones para los exguerrilleros sean “proporcionales y efectivas” y que no traigan revictimización. Además, se mostró en desacuerdo con que algunos de los imputados sean congresistas.

“No podemos tener en Colombia un doble rasero, donde ciudadanos que cometan delitos, cualquiera, no puedan nunca jamás presentarse a aspirar a ser congresistas y otros ostenten sus curules con condenas por crímenes de lesa humanidad”, dijo el jueves durante el XV Encuentro de la Jurisdicción Constitucional.

Esta decisión judicial solo incluye a la cúpula de las FARC, sin embargo, en el transcurso del año serán emitidos otros autos en los que se determinará la responsabilidad de mandos medios y ejecutores directos, uno de los principales pedidos de las víctimas.