Restaurantes padecen ante las nuevas medidas de COVID-19 en Bogotá

BOGOTA – Claudia Rivas devenga la mitad de lo que ganaba antes de la pandemia.  Es madre de tres hijos y trabaja en un restaurante en el centro de Bogotá. Todo indica que próximamente quedará sin empleo y sin sustento para su familia.

«La verdad es que cada día estamos peor y hay más exigencias, pero ellos [las autoridades] no cumplen. Dicen que hay subsidios y que están apoyando a la gente,  lamentablemente, nosotros como empleados, no hemos recibido nada,»  Rivas afirmó a Local 10.

Una nueva ola de infecciones de COVID-19 en el país ha llevado a que las unidades de cuidados intensivos estén al borde del colapso, y en un intento por evitar las escenas desgarradoras que se han visto en otros países de la región con largas filas fuera de los hospitales, las autoridades colombianas han implementado una serie de nuevas medidas para contener la propagación del virus.  Las restricciones se suman a las del año pasado durante el primer pico epidemiológico.

Sin embargo, las nuevas restricciones amenazan con destruir buena parte de la industria gastronómica del país que todavía no se recupera de las primeras cuarentenas. Según Guillermo Henrique Gómez París de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, las medidas del año pasado llevaron al cierre permanente del 52% de los restaurantes del país y, con apenas dos semanas de restricciones de este año, más de 4.000 están al borde del colapso total.

«No se entiende porqué se toman decisiones que lesionan al empresario formal, que es  quien cumple con las leyes y regulaciones. Tenemos la oportunidad de ser ejemplo de restaurantes modelo en recinto de cuidado de la salud, con la implementación de protocolos.»

Gómez afirma que no se ha comprobado que los restaurantes sean un foco de contagio en el país, y que las medidas podrían ser hasta contraproducentes.

«El foco de contagio han sido las familias, los hogares, y reuniones sociales, entonces por qué seguir mandando a las personas a los hogares, cuando se ven obligados a cumplir protocolos en los restaurantes?» declaró.

A mediados de este mes Claudia López, alcaldesa de Bogotá empezó a implementar cuarentenas estrictas en sectores de la ciudad por hasta dos semanas.  De las 20 localidades, 9 han tenido que volver a  confinamiento entre semana. Durante los últimos dos fines de semana, la ciudad entera ha sido sujeta a esta medida. Otras ciudades como Medellín han implementado medidas similares.

«Nos afecta en todo sentido, llega un momento en que no puedes trabajar por el virus, sino también por la economía,»  declaró Claudia Castillo, propietaria de una pizzería en la localidad de Puente Aranda de Bogotá.

Castillo, cuyo negocio se ubica en una zona con confinamiento estricto de varias semanas, asegura que las ventas bajaron hasta 80% . De 13 empleados que anteriormente trabajaban en el local, quedan tres.

Los dueños de restaurantes en otros sectores de la ciudad temen que próximamente las autoridades amplíen las medidas.

«Así cómo vamos sobreviviremos 2 meses si no se ponen más duros,» aseguró William Moreno, dueño del restaurante Antioqueño en el centro de la ciudad.

Según las estadísticas de ACODRES, mas de 230 mil puestos trabajos se perdieron en el sector durante las primeras medidas del año pasado y 48 mil más están en peligro debido a las nuevas restricciones.

«Sería quedarnos sin empleo,» dijo Rivas, quien teme que su modo de subsistencia figure dentro de esas estadísticas.