Apuntan a policía y justicia por feminicidio en Argentina

Full Screen
1 / 3

Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Amigas de rsula Bahillo, de 18 aos y que fue encontrada en un campo apualada hasta la muerte el lunes, se abrazan durante su velorio en Rojas, Argentina, el mircoles 10 de febrero de 2021. El exnovio de Bahillo, un oficial de polica, ha sido arrestado en relacin con su muerte. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

BUENOS AIRES – “Siete meses me pegó, me callé siempre, hasta que me vi muerta. Por eso lo denuncié”. El mensaje escrito por la joven Úrsula Bahillo a una amiga fue premonitorio.

A pesar de las señales de alarma y las reiteradas denuncias por violencia, Bahillo -de 18 años- fue asesinada de diez puñaladas por su expareja, un policía de licencia por problemas psiquiátricos a quien ni la justicia ni las propias fuerzas de seguridad de Argentina tomaron con la seriedad que requería.

Su caso no fue aislado.

Un 12% de la treintena de feminicidios ocurridos en enero fueron cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad, en actividad o retirados, denunció el Observatorio de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala). No hay estadísticas oficiales disponibles.

Úrsula, oriunda del poblado de Rojas, unos 300 kilómetros al norte de Buenos Aires, estuvo en pareja con Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, un agente de la policía de la provincia de Buenos Aires con licencia psiquiátrica y que registraba antecedentes de violencia contra otras mujeres.

La joven puso fin a la relación y denunció a Martínez tras varias agresiones. Si bien la justicia le había impuesto una prohibición de acercarse a la denunciante, el policía violó la medida en reiteradas ocasiones.

El último fin de semana, Úrsula volvió a pedir ayuda en la comisaría de la mujer de Rojas, que giró el asunto a la justicia local que no intervino de inmediato. Según relató su madre, Patricia Nasutti, la joven había reclamado un botón antipánico.

La víctima fue interceptada por Martínez en el centro de Rojas y llevada en su vehículo a un descampado, donde la asesinó con un cuchillo “de carnicería, un arma importante”, según el fiscal Sergio Terrón.