Cuba pide a Biden revertir medidas contra la isla

Full Screen
1 / 3

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 12 de enero de 2017, turistas viajan en autos convertibles estadounidenses clsicos frente a la embajada de Estados Unidos, a la derecha, en La Habana, Cuba. El gobierno cubano espera para el 2021 que la administracin del presidente Biden revierta la medida tomada por la anterior administracin en cuanto a la relacin entre las dos naciones. (AP Foto/Ramon Espinosa, Archivo)

HAVANA – Luego de que documentos de la administración del expresidente Donald Trump fueran desclasificados la víspera —los cuales apuntan a deficiencias en el manejo de incidentes de salud reportados por diplomáticos estadounidenses en Cuba— funcionarios y científicos isleños esperan que su sucesor Joe Biden revierta las medidas hostiles contra la nación caribeña dado que habrían sido impuestas con base en lo que ellos calificaron de falsedades.

“Cada día se confirma más que no hubo ataque contra personal diplomático en La Habana”, dijo el jueves en declaraciones exclusivas a The Associated Press Johana Tablada, subdirectora para Estados Unidos de la Cancillería.

Reportes de empleados de la Embajada de Estados Unidos afectados de jaquecas, náuseas, sordera y vómitos, entre otros síntomas entre 2016 y 2017 fueron atribuidos por funcionarios de Trump a supuestos ataques sónicos o de fuentes desconocidas, y significaron a partir de 2018 la aplicación de una política dramática de medidas contra Cuba.

“El pueblo de Cuba merece que se reviertan medidas que fueron tomadas sobre la base de pretextos falsos”, señaló Tablada. “Si no hubo ataque no se debió cerrar el consulado de Estados Unidos en La Habana, no se debió impedir a las familias cubanas a que asistieran a seres querido en La Florida y viceversa, no se debieron afectar los acuerdos bilaterales”.

Un reporte del Departamento de Estado, desclasificado a petición de la ONG Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, indicó que el cierre de operaciones de la sede estadounidense en 2018 se basó en premisas falsas como que hubo un ataque y se manejó con secretismos.

El documento indicó que el Departamento de Estado desconocía el motivo de los incidentes, cuándo éstos comenzaron realmente o quién los hizo, una historia completamente diferente a la difundida por la administración Trump y según la cual La Habana atacó a los diplomáticos con un arma desconocida.

El informe estadounidense desclasificado se centró principalmente en la mala reacción a los incidentes por parte de la dependencia oficial y otras agencias de la nación norteamericana, la falta de coordinación y un alto funcionario que dirija la investigación y la respuesta.

El impacto y la publicidad de los supuestos atentados fue el argumento para recortar el 60% del personal de la sede diplomática en la isla. Mientras se expulsó a representantes cubanos ante Washington, se cerraron servicios consulares, se emitieron alertas de viajes, se cancelaron visitas educativas y se paralizó el diálogo bilateral, iniciado por la administración del expresidente Barack Obama.