Científicos mexicanos desarrollan mascarilla nasal para comer y beber protegidos

Científicas del IPN
Científicas del IPN (Cortesía IPN)

CIUDAD DE MÉXICO. – Científicos mexicanos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una mascarilla nasal única en su tipo, ya que en vez de cubrir toda la cara únicamente abarca el área de la nariz, lo cual permite a quienes la porten comer, beber o ir al dentista, aunque aclararon que no busca sustituir al cubrebocas común sino más bien complementarlo.

El científico de la Escuela Superior de Medicina (ESM) y coordinador del proyecto, Gustavo Acosta Altamirano, recordó que está comprobado que el uso adecuado del cubrebocas reduce el riesgo de infección por este virus.

El desarrollo de la mascarilla nasal Eating Mask surgió como una necesidad de contar con mayores elementos de protección sanitaria, sobre todo ante las variantes que son más contagiosas, en situaciones donde llevar la mascarilla no es posible.

Podría utilizarse para comer. (Cortesía IPN)

El doctor Acosta Altamirano, acompañado por un equipo de investigadoras e investigadores mencionó que para lograr que la mascarilla sea una barrera efectiva para reducir los contagios por el coronavirus, se evaluaron diversos materiales hasta encontrar la materia prima óptima para su confección, bajo estrictos estándares de calidad.

El especialista en Inmunología mencionó que la mascarilla nasal constituirá una importante aportación para reducir la diseminación del coronavirus, cuyas variantes genéticas tienen la particularidad de transformarlo en un agente más contagioso.

“De esa forma se podrá contar con mayor protección, sobre todo cuando es difícil mantener sana distancia (en restaurantes, vuelos de larga duración o citas odontológicas)”, advirtió.

Actualmente el grupo de investigadores está en pláticas con una empresa, la cual se encargará de fabricar la mascarilla, para ponerla en breve al alcance de la sociedad. Los investigadores ya registraron la patente.