Cuba llama a diplomático de Estados Unidos para quejarse por acusación

HAVANA – La cancillería cubana llamó al encargado de negocios de Estados Unidos en la isla, Timothy Zuñiga-Brown, para comunicarle una queja por lo que consideró una acusación “engañosa” sobre violaciones de los derechos humanos en el país caribeño.

Una nota del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba que se dio a conocer el martes indicó que el día previo el director del área de Estados Unidos, Carlos Fernández de Cossío, convocó al representante de Washington a la sede ministerial.

“Estados Unidos se aprovecha de modo oportunista de un tema tan sensible como los derechos humanos para su política de agresión contra países que no se subordinan al gobierno estadounidense”, indicó el texto reproducido en medios de prensa oficiales.

Cuba reaccionó así al informe mundial del Departamento de Estado presentado a finales de marzo por el secretario Antony Blinken que tiene un capítulo dedicado a la isla. Desde la perspectiva de Washington, Cuba es un país autoritario que continúa bajo el esquema de partido único y no respeta las libertades civiles, religiosas y laborales de sus ciudadanos. La acusación sostiene los mismos términos que los informes precedentes.

Cuba y Estados Unidos tensionaron al máximo sus relaciones durante la administración del expresidente Donald Trump, quien además elevó el tono de la retórica anticomunista contra la isla al tiempo que impuso severas sanciones. Joe Biden prometió durante su campaña a lo largo de 2020 volver a la distensión que había propiciado el demócrata Barack Obama, pero hasta ahora no hay cambios en esa política.

The Associated Press solicitó comentarios a la Embajada de Estados Unidos en Cuba sobre la convocatoria a Zuñiga-Brown sin recibir respuesta en lo inmediato.

“El citado informe es arbitrario y unilateral, y se caracteriza por alegaciones e imputaciones que faltan a la verdad”, manifestó la queja de la Cancillería isleña. “En lo que respecta a Cuba, repite calumnias que grupos políticos de los Estados Unidos, con posiciones extremas contra Cuba, han formulado durante años como pretextos para la promoción de acciones hostiles y la imposición de medidas económicas”.

Por en contrario, señaló el documento, Estados Unidos no tiene autoridad moral para señalar a nadie luego de los reportes en ese país que van del racismo a la xenofobia a la violencia policial.

Cuba suele destacar que estos informes y denuncias buscan justificar la aplicación de sanciones económicas, presionando un cambio de modelo político. Un reporte a Naciones Unidas de la isla indicó que esta tuvo daños por las medidas de 5.500 millones de dólares en un año entre 2019 y 2020.

Actualmente Zuñiga-Brown, en carácter de encargado de negocios, está al frente de la sede diplomática, toda vez que Estados Unidos sigue sin designar un embajador.