Azotado por la pandemia y divisiones, Perú busca presidente

Full Screen
1 / 4

Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Con una mscarilla para frenar la propagacin del nuevo coronavirus, una simpatizante de la candidata presidencial Veronika Mendoza del partido Juntos por Per sostiene un calendario con su foto durante una parada de campaa en Lima, Per, el martes 6 de abril de 2021. Las elecciones generales de Per estn programadas para el 11 de abril. (AP Foto/Martin Mejia)

LIMA – Bajo su peor crisis sanitaria por el alza de muertes e infecciones a causa del nuevo coronavirus, los peruanos saldrán a las calles el domingo para elegir un nuevo presidente entre seis favoritos.

Serán los comicios más fragmentados de la historia reciente. “Nunca hemos llegado con tantos candidatos con opción”, dijo Alfredo Torres, presidente de la firma Ipsos Perú, en referencia a los seis aspirantes con iguales posibilidades, según encuestas recientes. En total, Perú tiene 18 candidatos.

Ninguno podría ganar el domingo ya que necesitaría más del 50% de votos, de acuerdo con los expertos. Nadie supera ni el 13%, según los sondeos, y si esa tendencia continúa los dos más votados definirán en balotaje al nuevo presidente el 6 de junio. Quien acumule más votos recibirá el poder el 28 de julio de manos del presidente interino Francisco Sagasti.

Keiko Fujimori, la derechista hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, busca por tercera vez a gobernar Perú con “mano dura”, en referencia a la década del gobierno de su padre condenado a 25 años de cárcel por corrupción y por el asesinato de 25 peruanos.

Además está el izquierdista conservador Pedro Castillo, líder de una facción del sindicato de profesores que encabezó una huelga de varios meses en 2017 en busca de aumentos salariales, el exlegislador centrista Yohny Lescano, el economista conservador Hernando de Soto, la izquierdista progresista Verónika Mendoza y el empresario católico Rafael López Aliaga.

“Cualquiera que salga tendrá problemas de gobernabilidad”, dijo Patricia Zarate, jefa de estudios de opinión del Instituto de Estudios Peruanos.

En los comicios del domingo también se elegirán 130 parlamentarios para un Congreso que se avizora fragmentado como el actual, que tiene nueve bancadas y en noviembre destituyó al entonces presidente Martín Vizcarra, un hecho que no ocurría hace dos décadas.

La corrupción ininterrumpida de los políticos, en casi 40 años de expresidentes investigados o sancionados por este delito, sumada a una pandemia por coronavirus que el miércoles alcanzó el récord nacional de 314 muertos, junto a los miles de contagiados diarios, provocan “malestar y una tremenda frustración”, dijo Alfredo Torres, que realiza encuestas desde hace más de dos décadas.

Los peruanos se vacunan contra el coronavirus a cuentagotas y apenas el 1 % lo ha logrado, según datos oficiales. Los hospitales están colapsados por más de tres meses y los muertos en las casas capitalinas, entre enero y marzo, son el triple del total de fallecidos en sus domicilios en 2020. Las largas filas de quienes buscan oxígeno para sus familiares son parte de la cotidianidad.

“Cada 3 minutos fallecen 2 peruanos. Eso evidencia el colapso hospitalario, la falta de acceso al sistema de salud o la automedicación”, dijo a la televisora Latina el ingeniero Juan Carbajal, del grupo OpenCovid-Peru, una organización que analiza y desmenuza los datos oficiales de la pandemia.

Perú tiene 53.978 muertos y 1,6 millones de infectados desde que empezó la pandemia en marzo de 2020, según el Centro de Ciencia e Ingeniería en Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

Millones están en el desempleo y las cifras de la informalidad laboral aumentaron a 75%, según cifras oficiales. Es común en el país las decenas de miles de ollas comunitarias en las barriadas que reaparecieron tras varias décadas de ausencia como una respuesta de supervivencia alimentaria.

“¿Por quién voy a votar? No sé. Todos son lo mismo”, dijo Juan Fasanando, vendedor de refrescos en un mercado popular de la amazónica ciudad de Iquitos. “Espero no morirme”, dijo.