SHOW MORE 

Niegue todo, no ceda un ápice: La nueva estrategia política

FILE - In this Oct. 27, 2019, file photo President Donald Trump, right, accompanied by Rep. Matt Gaetz, R-Fla., left, arrive for Game 5 of the World Series baseball game between the Houston Astros and the Washington Nationals at Nationals Park in Washington. (AP Photo/Andrew Harnik, File)
FILE - In this Oct. 27, 2019, file photo President Donald Trump, right, accompanied by Rep. Matt Gaetz, R-Fla., left, arrive for Game 5 of the World Series baseball game between the Houston Astros and the Washington Nationals at Nationals Park in Washington. (AP Photo/Andrew Harnik, File) (Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved)

WASHINGTON – La sola posibilidad de un escándalo solía ser razón suficiente para acabar con las carreras políticas con una sorprendente velocidad. Eso ya no sucede.

Envuelto repentinamente en una investigación de tráfico sexual, el representante Matt Gaetz niega haber cometido delito alguno, descarta renunciar y se presenta como víctima de una campaña de difamación.

El legislador se suma a una creciente lista de políticos de ambos partidos —casi exclusivamente hombres— que están reformulando la respuesta a una controversia. En lugar de pedir humildemente disculpas, se manejan como si no pasase nada, insisten en que no cometieron irregularidades y apuestan a que todo habrá pasado al olvido en las próximas elecciones.

“Está claro que esta es una nueva estrategia que emplea la gente para responder a una crisis”, manifestó Brent Colburn, estratega demócrata que trabajó para el gobierno de Barack Obama. “Es un nuevo capítulo en el manual”.

El futuro político de Gaetz sigue en duda y dependerá del rumbo que tome la investigación. Pero después de ser por varios años uno de los principales defensores de Donald Trump, ahora sigue al pie de la letra la fórmula que tantas veces empleó el expresidente.

Cuando circuló un video en las postrimerías de la campaña presidencial del 2016 en el que él se ufanaba por haberle tocado las zonas íntimas a varias mujeres, Trump dijo que se disculpaba “si alguien se sintió ofendido” y restó importancia al episodio, diciendo que eran “tonterías de vestuario”. Desoyó pedidos de su propio partido de que retirase su candidatura y pocas semanas después ganó las elecciones.

Como presidente, Trump respondió a un escándalo tras otro mirando hacia adelante, evitando que la gente se enfocase en un solo tema demasiado tiempo, incluso si ello implicaba generar otra controversia.

La presión sobre Gaetz aumenta. En una audiencia del jueves se reveló que uno de sus aliados políticos, Joel Greenberg, está negociando un acuerdo con los investigadores, lo que podría no ser nada bueno para él.