wplg logo

Decapitaron a su esposa y lanzaron a sus hijos de un puente: la sangrienta historia del “Güero” Palma

Tras pasar 26 años en prisiones de México y EU, el fundador del Cártel de Sinaloa podría quedar libre para continuar su venganza

Luis Héctor "Guero" Palma
Luis Héctor "Guero" Palma (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO. – Héctor Luis Palma Salazar, uno de los narcotraficantes más sanguinarios de México, es también uno de quienes más consecuencias ha pagado por sus actividades: tuvo que enfrentar una venganza que acabó con su esposa y sus dos hijos pequeños, y ha pasado 26 años en prisiones de México y Estados Unidos tras ser capturado en un accidente aéreo. Antes del sábado podría quedar libre, pero muchos temen que a sus 80 años de edad siga siendo un criminal peligroso.

ORÍGENES

Nació en Noria de Abajo, Mocorito, Sinaloa, en una familia hundida en la pobreza por lo que apenas pudo acabar la escuela primaria. Desde joven comenzó a robar autos para ganarse la vida, y luego empezó a trabajar como sicario para el entonces temido Cártel de Guadalajara, donde su crueldad y eficacia para asesinar lo ayudaron a ganarse la confianza de su jefe, Miguel Ángel Félix Gallardo.

Ascendió pronto en la estructura criminal y pronto estuvo trabajando codo a codo con otro temido delincuente: Joaquín “El Chapo” Guzmán, con quien construyó una cercana amistad y fundó el Cártel de Sinaloa. También realizó actividades delictivas en colaboración con Rafael Caro Quintero, Ernesto “Don Neto” Fonseca Carrillo y Manuel Salcido.

A base de corrupción, asesinatos y terror, la carrera del “Güero”, apodado así por su cabello rubio y ojos azules, floreció, convirtiéndose en un importante traficante de drogas desde Sudamérica hacia Estados Unidos, bajo la sombra de Félix Gallardo.

Palma era diferente a su amigo “El Chapo”. Su personalidad era más discreta y sombría. Acostumbraba usar uniforme de la Policía Judicial Federal de la cual se hacía pasar como comandante.

UNA TRAICIÓN ACABÓ CON SU FAMILIA

A finales de los 80s cuando al parecer un cargamento de droga de Félix Gallardo fue robado y según versiones se culpó al grupo del “Güero” Palma. El líder criminal conocido como “El Padrino” comenzó a tramar su venganza contra Palma.

La reacción llegó en 1989 cuando el venezolano Enrique Rafael Clavel Moreno, enviado por Félix Gallardo, se introdujo en el grupo criminal de Palma y se ganó su confianza. Aprovechando la constante ausencia de Héctor por sus actividades criminales, se acercó a su esposa, Guadalupe Leija de Palma, a quien habría seducido hasta convencerla de escapar con él a los Estados Unidos, sin imaginar que todo era parte de un plan de venganza.

Según las versiones periodísticas de esos años, Clavel habría convencido u obligado a Guadalupe a retirar dos millones de dólares de cuentas de Palma en el extranjero. Luego la asesinó, le cortó la cabeza y se la envió al “Güero” en una caja.

Después de eso tomó a los dos hijos pequeños de Palma, Nataly y Héctor, de cuatro y cinco años de edad, y se los llevó a Venezuela, donde 15 días después los arrojó desde el puente conocido como La Concordia, en la ciudad de San Cristóbal, estado de Táchira. Algunas versiones refieren que incluso grabó cómo los lanzaba desde 150 metros de altura y envió la cinta a Palma para atormentarlo.

La pintura se encuentra al interior del Mausoleo dedicado a la familia Palma. (Cortesía)

Clavel Moreno fue acusado por el asesinato de los niños y tras dar su dirección real durante un accidente de tráfico los investigadores lo ubicaron en el barrio La Florida, en Caracas. Poco después fue detenido y después asesinado en un aparente intento de escape. Sus tres hijos y otras personas cercanas también murieron de forma violenta.

Palma recuperó los restos de sus familiares y los sepultó en un lujoso mausoleo de 420 mil dólares en Panteón Jardines del Humaya, en Culiacán, Sinaloa. Ahí mandó pintar en el techo a su esposa y sus dos hijos, sonrientes rodeados de nubes.

SANGRIENTA VENGANZA

Luis Héctor juró vengarse y comenzó un sangriento ajuste de cuentas que dejó varios narcos y narcopolicías muertos, entre ellos el excomandante Mario Humberto González Treviño, acusado de dar protección a Palma.

En septiembre de 1992 nueve cadáveres fueron encontrados en Iguala, Guerrero. Se trataba de cuatro familiares directos de Félix Gallardo, así como amigos y abogados de ese narcotraficante. Los cuerpos presentaban muestras de tortura extrema.

Poco después, el 8 de noviembre de 1992, Benjamín Arellano Félix, heredero del cártel de los Arellano, celebraba su cumpleaños en la discoteca Christine, en Puerto Vallarta. Estaba acompañado de sus hermanos: Ramón, Carlos Alberto y “El Lobito”, también líderes del cártel.

Momentos después pistoleros de “El Chapo” asesinaron a varios de los presentes y buscaron desesperadamente a los Arellano Félix, pero Benjamín ya se había ido, Ramón escapó al parecer por una ventana y habrían capturado a “El Lobito”, a quien luego liberaron por una negociación entre cárteles. El “Güero” vio frustrada su venganza.

El 24 de mayo de 1993 sicarios de los Arellano Félix esperaban a “El Chapo” Guzmán y sus sicarios para emboscarlos en el estacionamiento del Aeropuerto de Guadalajara, pero en la balacera asesinaron al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. Otras versiones afirman que el cardenal era el objetivo.  Desde entonces el “Güero” se volvió objetivo de alta prioridad para la justicia internacional.

CAPTURA Y POSIBLE LIBERACIÓN

Finalmente fue capturado, no por un eficaz operativo sino por un accidente ocurrido en Nayarit cuando el “Güero” viajaba en un Lear Jet rumbo a una boda. De los tres ocupantes sólo el líder criminal sobrevivió, pero fue reconocido por su pistola bañada en oro y detenido en 1995.

Palma interrogado después de su captura. (Cortesía)

En 2007 fue extraditado a la prisión de San Quintín, California donde permaneció hasta junio pasado, cuando fue devuelto a México. Desde entonces permanece detenido, pero la semana pasada un juez mexicano, en un acto inusual, ordenó su inmediata libertad en sábado, pero la Fiscalía fue alertada y permanece detenido mientras buscan otras causas penales pendientes para mantenerlo en prisión. Su libertad está en duda.