Chilenas buscan plasmar sus demandas en la Constitución

Full Screen
1 / 5

Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Un volante de campaa para Emilia Schneider, del partido Comunes, se encuentra en una mesa donde la gente juega al ajedrez, dejado atrs mientras hace campaa por un asiento en la convencin constitucional que redactar una nueva constitucin en Santiago, Chile, el mircoles 17 de marzo de 2021. (AP Foto/Esteban Felix)

SANTIAGO – Emilia Schneider lleva años en las calles luchando por los derechos de las minorías sexuales en Chile y confía en que el próximo fin de semana será electa para integrar la convención que redactará una nueva Constitución en la que ansía plasmar los temas de la comunidad transgénero.

Schneider, estudiante de leyes de 24 años, es una de las 1.278 personas que aspiran a ser uno de los 155 miembros de la convención constitucional que, en un plazo de nueve meses a un año, redactarán una Carta Magna que reemplazaría a la impuesta hace cuatro décadas por la dictadura militar (1973-1990). El texto que surja deberá ser aprobado en un plebiscito a mediados de 2022. Si es rechazado, seguirá vigente la Constitución instalada por los militares.

“A mí me toca participar de este proceso que es histórico para Chile y para el mundo siendo una mujer trans, que también es algo inédito porque nuestra comunidad ha sido siempre, históricamente, marginada de la toma de decisiones de la política”, dijo Schneider a The Associated Press.

Ella postula en representación del izquierdista Frente Amplio y es una de las 649 mujeres que desea un cupo en la convención que, por ley, debe tener similar número de hombres y de mujeres. El fin de semana también se elegirán alcaldes, gobernadores y concejales.

El reemplazo de la Constitución fue aprobado por el 79% de los chilenos en un plebiscito el 25 de octubre de 2020, cuando también decidieron que la nueva debía ser escrita por similar número de hombres y mujeres. El referéndum constitucional fue el resultado de un acuerdo político transversal para frenar las masivas protestas contra la desigualdad que siguieron a un violento estallido social el 18 de octubre de 2019.

Pamela Figueroa Rubio, coordinadora del Observatorio Nueva Constitución, académica y doctora en Estudios Americanos, señaló a AP que “al haber una representación paritaria de mujeres también va a significar que los contenidos de la convención constitucional van a tener más ideas desde la agenda feminista”. Entre los temas que más se repiten en boca de muchas candidatas mujeres están la igualdad salarial, rechazo a la discriminación y a la educación sexista, una vida libre de violencia, la despenalización del aborto y el reconocimiento del trabajo doméstico, entre otros.

Luz Vidal Huiriqueo, de 47 años, señaló que “nosotras como mujeres terminamos realizando, aparte de las labores ya pagadas, un promedio de 4,5 horas más de trabajo, que es el trabajo doméstico no remunerado”. Vidal creció en una comunidad mapuche y tras años de trabajar como empleada doméstica llegó a presidir el gremio, cargo al que renunció en 2019 para postularse a constituyente.

Tras el estallido social chileno se exteriorizó con fuerza un malestar contra la clase política, cuyas instituciones están entre las peor calificadas en Chile, incluidos los partidos políticos, que tienen un 2% de aprobación, según una encuesta difundida a fines de abril.

“Yo no creo en los políticos que están actualmente... Es hora de que nosotros, todos los que hemos estado luchando por un país más justo, seamos parte del cambio”, dijo la enfermera Natalia Aravena, candidata de una lista de la oposición izquierdista. A sus 26 años, fue una de los miles de heridas durante la represión de las protestas. “Perdí mi ojo derecho, por lo cual me veo obligada a utilizar una prótesis el resto de mi vida”, agregó

La candidata oficialista Karina Torres, cientista política de 35 años, coincide en parte con las críticas de Aravena. Dijo que busca integrar la convención porque quiere “una Constitución más ciudadana... que escuche desde las bases, no solo desde las cuatro paredes de la clase política”.

Luego de una ley de cupos implementada en 2017 aumentó el número de mujeres en el Congreso, aunque sólo representan un 23% de los 198 diputados y senadores. El domingo será la primera vez que se aplique la ley de paridad, aunque sólo en la elección del órgano constituyente.

Macarena Bravo, otra cientista política de 27 años que postula en un cupo oficialista, opina que “los derechos sociales no se van a resolver de la noche a la mañana, cuando terminemos de escribir la Constitución”.

Las elecciones del sábado y domingo próximos se realizarán en momentos en que las cifras de la pandemia muestran un lento descenso, con un promedio de 4.400 nuevos contagios diarios. La cifra más alta de infectados se registró el 9 de abril, con 9.171 casos.