Viento, lluvia provocan inundaciones en sureste de Australia

La foto muestra rboles y cables elctricos cados en Lilydale, Melbourne, Australia, jueves 10 de junio de 2021. Vientos y lluvias fuertes han provocado inundaciones en el sureste de Australia, donde hay gente atrapada en sus casas y vehculos. Ms de 200.000 viviendas carecen de electricidad. (James Ross/AAP Image via AP)
La foto muestra rboles y cables elctricos cados en Lilydale, Melbourne, Australia, jueves 10 de junio de 2021. Vientos y lluvias fuertes han provocado inundaciones en el sureste de Australia, donde hay gente atrapada en sus casas y vehculos. Ms de 200.000 viviendas carecen de electricidad. (James Ross/AAP Image via AP) (AAP IMAGE)

MELBOURNE – Vientos y lluvias intensas azotaron el sureste de Australia, donde derribaron árboles, atraparon gente en sus casas y vehículos, dejaron más de 200.000 viviendas sin electricidad y provocaron inundaciones que mataron al menos a una persona.

La tormenta inusual que azotó el estado de Victoria y su capital, Melbourne, el miércoles por la noche trajo ráfagas de hasta 119 kph y 20 centímetros de lluvia, dijeron las autoridades.

El viento y la lluvia mermaron el jueves, pero los ríos crecidos trajeron el peligro de inundaciones. Los habitantes de unas 220 viviendas amenazadas por la crecida de un arroyo recibieron la orden de evacuar Traralgon, al este de Melbourne, según funcionarios locales.

El jueves se retiró el cadáver de un hombre de un auto casi sumergido por la inundación cerca de la localidad de Westside, al oeste de Melbourne. Tenía unos 60 años, de acuerdo con un parte policial.

Una mujer de unos 40 años se encontraba hospitalizada con heridas en la cabeza debido a que un árbol cayó sobre su vivienda en Olinda, al este de Melbourne. Su estado era estable.

Nueva Gales del Sur, el estado más poblado del país, sufría una helada el jueves con nevadas inusualmente intensas que dejaron a cientos de viviendas sin luz.

Sydney, la capital del estado y la ciudad más grande del país, registró una temperatura de 10,3 grados Celsius, la más baja en 37 años.