wplg logo
SHOW MORE 

Los manatíes de Florida mueren en números récord, y tú puedes ayudar a salvarlos

La supervivencia de estas criaturas está literalmente en nuestras manos

The gentle creatures are starving to death as seagrass is being killed in waterways like Biscayne Bay.
The gentle creatures are starving to death as seagrass is being killed in waterways like Biscayne Bay.

Sólo estamos en julio y, sin embargo, Florida ya ha perdido 843 manatíes, lo que convierte a 2021 en el año más mortífero registrado para estos gentiles mamíferos marinos.

El récord anterior en nuestro estado fue de 830 que murieron en 2013, en gran parte debido a una marea roja tóxica.

“Esto es realmente una llamada de atención muy triste”, señaló Cora Berchem, investigadora asociada de la organización sin ánimo de lucro Save the Manatee. “Estoy desolada porque pensé que el año pasado ya era suficientemente malo cuando murieron 637 manatíes en todo el año.

“De cara al futuro, puede que incluso superemos los mil manatíes que morirán sólo este año, y eso es una estadística realmente aterradora”.

Según la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida, este año se han registrado 54 muertes de manatíes en el condado de Broward, 21 en el de Miami-Dade y 18 en el de Monroe.

En el condado de Brevard, en la Laguna del Río Indio y sus alrededores, se han producido 316 muertes.

“Sólo en el condado de Brevard se han perdido 47.000 acres de pasto marino, lo que supone alrededor del 90% del pasto marino que se ha perdido allí”, dijo Berchem.

El pasto marino es la principal fuente de alimento de los manatíes. Con la desaparición de grandes extensiones en todo el estado, nuestros manatíes se están muriendo literalmente de hambre.

“Hemos visto manatíes en un estado corporal muy, muy demacrado, no sólo manatíes pequeños que no saben dónde encontrar comida, sino animales realmente grandes, hembras en edad reproductiva”, dijo Berchem.

Se reproducen muy lentamente y suelen tener una sola cría a la vez que amamantan de uno a dos años. Los científicos temen que la población de manatíes no se recupere fácilmente.

Aarin Allen, que forma parte del equipo de investigación del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad Internacional de Florida que ha documentado la mortandad de manatíes, afirma que, con la pérdida de más de 21 millas cuadradas de pasto marino en la Bahía de Biscayne durante la última década, un manatí hambriento se comerá en su lugar las algas que ahora están empezando a tomar el control.

“Las algas pueden no tener el contenido de nutrientes que puede tener el pasto marino y eso puede tener absolutamente un impacto perjudicial en la salud del animal”, dijo Allen. “Pero hasta qué punto no estamos seguros ahora mismo”.

Las algas prosperan debido a toda la contaminación que seguimos vertiendo en la bahía -fugas de aguas residuales y sépticas, aguas pluviales y escorrentía de fertilizantes-, nutrientes mortales que matan el pasto marino y alimentan las algas.

Luego está toda la basura que también arrojamos al agua, gran parte de ella plástico tóxico que a menudo se mezcla con la comida de los manatíes.

Y si no los envenenamos o los matamos de hambre, a muchos los atropellamos con nuestras embarcaciones.

En lo que va de año hemos perdido 63 manatíes por colisiones con embarcaciones. En un año normal, esto supone el 20-25% de todas las muertes de manatíes.

“Estas muertes asociadas a la navegación y a las prácticas inseguras de navegación y a ir demasiado rápido y no respetar la zona de estela son muertes evitables”, señaló Irela Bague, jefa de la bahía del condado de Miami-Dade.

Bague ha puesto en marcha la iniciativa “Salvemos al Manatí” para tomar medidas contra los navegantes y esquiadores acuáticos imprudentes.

Según el último recuento del estado, en Florida viven unos 6.300 manatíes, pero con la desaparición de más de 840 este año, estas indefensas criaturas están desapareciendo ante nuestros ojos.

En 2017, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EU retiró a los manatíes de la lista de especies en peligro de extinción porque su número parecía aumentar, pero también las amenazas a las que se enfrentan estos dóciles animales. Ahora, los científicos y los ecologistas quieren que el gobierno los vuelva a incluir en la lista de especies amenazadas, para ofrecerles de nuevo una mayor protección.

Mientras tanto, la forma en que nos comportemos tanto en el agua como en la tierra marcará la diferencia. La supervivencia de la especie está literalmente en nuestras manos.

Entre las medidas que podemos tomar están dejar de usar fertilizantes en nuestro césped hasta que termine la temporada de lluvias, dejar de tirar basura y dejar de usar plásticos de un solo uso. Y los navegantes y los que practican el jetski, por favor, reduzcan la velocidad en las zonas de manatíes y de baja agitación. Es la ley.

Y, quizá lo más importante, si ves un manatí herido o enfermo, llama inmediatamente a la línea de atención de la FWC para que puedan rescatar al animal: 1-888-404-3922.

“Tenemos que asegurarnos de dar un paso proactivo ahora mismo, hacer lo que podamos para no empeorar la situación”, dijo Berchem, “y asegurarnos realmente de que tenemos manatíes para las generaciones futuras”.


About the Author:

Louis Aguirre returned home to Miami and Local 10 in September 2017.