wplg logo

Retiran seis ceros a la moneda de Venezuela

CARACAS, VENEZUELA - APRIL 10: An informal vendor in an unauthorized street market at Petare shows Venezuelan Bolivar bank notes (Sovereign Bolivar) on April 10, 2019 in Caracas, Venezuela   (Photo by Eva Marie Uzcategui/Getty Images)
CARACAS, VENEZUELA - APRIL 10: An informal vendor in an unauthorized street market at Petare shows Venezuelan Bolivar bank notes (Sovereign Bolivar) on April 10, 2019 in Caracas, Venezuela (Photo by Eva Marie Uzcategui/Getty Images)

CARACAS – El “Bolívar Digital”, la nueva moneda venezolana que elimina seis ceros a la antigua denominación, comenzará a circular el 1 de octubre, anunció el jueves el Banco Central de Venezuela.

En un comunicado, la entidad indicó que “todo aquello expresado en moneda nacional” actualmente será dividido por un millón. “La introducción del Bolívar Digital no afecta el valor de la moneda”, resaltó el escrito, destacando que la divisa venezolana “no valdrá ni más ni menos, sólo es para facilitar su uso a una escala monetaria más sencilla”.

En tanto, el tipo de cambio seguirá siendo el que determine el Banco Central, que se calcula a partir de “las operaciones de compraventa de dividas” a través del sistema financiero nacional, agregó el comunicado. Todos los billetes actuales -entre los que hay de 50.000, 200.000, 500.000 y 1.000.000 de bolívares, el de mayor denominación- eventualmente saldrán de circulación.

Con el propósito de no excluir a ningún venezolano, el Banco Central continuará emitiendo papel moneda. ”Convivirán el bolívar físico y el bolívar digital”, acotó el BCV.

El nuevo billete de 100 bolívares -que será el de más alta denominación-, es equivalente a 100 millones del bolívar actual o 24,77 dólares al tipo de cambio promedio publicado por el Banco Central al cierre de la jornada del miércoles. También será emitida una moneda de 1 bolívar y tres billetes de 10, 20 y 50 bolívares.

Anteriores reconversiones del cono monetario venezolano han sido pulverizadas por la hiperinflación. En 2008 se suprimieron tres ceros bajo el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez, mientras que su sucesor y heredero político, Nicolás Maduro, eliminó cinco ceros en 2018.

Venezuela cursa su sexto año en recesión y su población es azotada por los altos precios de los alimentos y los bajos salarios fijados en dólares con una inflación de cuatro dígitos que condena a millones a vivir en pobreza. En la actualidad se necesitan más de siete piezas de los escasos billetes de un millón para comprar una botella de cinco litros de agua, cuyo precio varía casi a diario y el jueves tenía un costo de 7,4 millones de bolívares o 1,84 dólares.

El ingreso mínimo legal que obtienen la mayoría de los trabajadores es de unos 10 millones de bolívares, equivalente a menos de 2,47 dólares al mes. En Venezuela los salarios se fijan en bolívares y los precios tienen como referencia su valor en dólares.

El salario mínimo -que forma parte del ingreso mínimo junto a un bono de alimentación- experimentó un incremento de 300% el 1 de mayo y se fijó en siete millones de bolívares, que en ese entonces representaban 2,47 dólares al cambio oficial. Tres días después el salario mínimo equivalía a 1,73 dólares a la tasa oficial. La mayoría de los venezolanos tiene un salario de menos de dos dólares al mes.

En años recientes también se ha profundizado la escasez de papel moneda. Los clientes de los bancos venezolanos pueden retirar un máximo de 20 millones de bolívares en efectivo por día, dependiendo del volumen de piezas disponible en sede bancaria. En consecuencia, la mayoría de los venezolanos están obligados a realizar los pagos mediante instrumentos electrónicos. La opción de realizar una compra con papel moneda en las tiendas minoristas es casi imposible.

Al respecto, el Banco Central destacó que se seguirán modernizando los sistemas de pagos para ampliar el uso del Bolívar Digital “de manera inmediata, facilitando que las transferencias entre clientes de diferentes bancos sean recibidas de pocos segundos”.

Tras más de 44 meses continuos de hiperinflación, que el gobierno de Maduro se ha mostrado incapaz de abatir, muchos venezolanos dan como un hecho que los nuevos billetes en físico tendrán una vida útil muy corta y cada pronto volverán a ser escasos.

“Nada cambia por más ceros que le quiten al bolívar, si la inflación sigue ahí. Lamentablemente creo que igual dentro de poco no va haber suficientes billetes para comprar en efectivo”, dijo Maria Josefina Rojas, una oficinista de 29 años, resaltando que nunca ha tenido en sus manos el billete de un millón de bolívares lanzado en marzo pasado. “Si no tienes una montaña de billetes o una tarjeta (de débito) no puedes comprar nada", agregó Rojas.

Por la escasez de billetes y la pérdida de su poder adquisitivo, casi la totalidad de las transacciones en Venezuela ya se realiza de manera electrónica.

“Sin tener mayores detalles sobre lo del Bolívar digital, pienso que es distinto al Bolívar electrónico, el cual existe desde hace tiempo. Me parece que tiene que ver con las transferencias instantáneas de banco a banco, lo cual vendría a ser una sustitución del cash (efectivo)”, dijo Henkel García, director de la firma consultora Econométrica, a través de Twitter.