wplg logo

Nuevo estudio rastreará la exposición a carcinógenos de trabajadores de búsqueda y rescate en Surfside

SURFSIDE, Fla. – Si trabajó en o cerca del sitio del derrumbe del edificio en Surfside, los investigadores quieren examinar sus uñas de los pies.

La Dra. Natasha Schaefer Solle, profesora asistente de investigación de la Facultad de Medicina Miller, de la Universidad de Miami, dijo que la uña puede revelar riesgos de cáncer.

“Un socorrista podrá cortarles las uñas de los pies, enviárnoslas por correo y llevarlas al laboratorio, y podremos ver la exposición a los metales pesados durante un largo período de tiempo”, dijo Schaefer Solle.

Los investigadores del Sylvester Comprehensive Cancer Center esperan que participen cerca de 1,000 personas, incluidos agentes de policía, bomberos y voluntarios. El nuevo estudio se lanzó esta semana. Supervisará de cerca a los trabajadores durante los próximos años para examinar los efectos de la exposición.

“Lo que encontramos fueron altos niveles de ciertos compuestos que sabemos que son cancerígenos y que se encuentran en el aire”, dijo Schaefer Solle.

Los investigadores harán esto durante dos años.

“Los dedos de los pies crecen a un ritmo lento, por lo que nuestra hipótesis es que veremos en los próximos meses un nivel máximo de metales pesados en función de las exposiciones que tuvieron en Surfside”, dijo Schaefer Solle.

Durante la búsqueda y recuperación, el personal de búsqueda y rescate usó 48 pulseras mientras trabajaba en la pila de escombros. Había 29 pulseras colocadas alrededor del sitio. Esas pulseras tenían pequeños orificios por donde podían filtrarse los compuestos.

“Se encontraron altos niveles de sílice, de material de construcción pulverizado. Puede causar silicosis, una enfermedad pulmonar a largo plazo”, dijo Schaefer Solle.

Todos en el sitio debían usar protección respiratoria.

“Sabemos que la exposición a la sílice a largo plazo es algo que definitivamente puede afectar la respiración de una persona porque es algo que se adhiere al revestimiento de los pulmones, por lo que es algo preocupante”, dijo Schaefer Solle.

También se analizarán muestras de sangre. Durante los 20 años transcurridos desde el ataque al World Trade Center, al menos 200 bomberos de la ciudad de Nueva York han muerto por enfermedades relacionadas con la niebla tóxica y la exposición.

“El monitoreo que estamos haciendo ahora es mucho más temprano que lo que estaba sucediendo hace 20 años en el World Trade Center”, dijo Schaefer Solle.

Aquellos que trabajaron en el sitio de Surfside pueden no haber sido los únicos expuestos.

“Cualquier miembro de la comunidad que viva en el área”, dijo Schaefer Solle., también son más que bienvenidos a participar”.

Si es residente de Surfside y le gustaría participar en el estudio, puede enviar una solicitud por correo electrónico a firefighterstudy@miami.edu.

FILE - Rescue workers work in the rubble at the Champlain Towers South Condo in Surfside, Fla., in this Friday, June 25, 2021, file photo. Video released by a team of federal investigators shows more evidence of extensive corrosion and overcrowded concrete reinforcement in a Miami-area condominium that collapsed in June, killing 98 people. The National Institute of Standards and Technology also announced Wednesday, Aug. 25, it will conduct a five-pronged investigation into the Champlain Towers South collapse, which will be led by Judith Mitrani-Reiser. She is a Cuban-born engineer who grew up in Miami.(AP Photo/Gerald Herbert, File) (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.)

Lea el comunicado de prensa de la Universidad de Miami:

La Iniciativa contra el cáncer de bomberos del Sylvester Comprehensive Cancer Center se intensificó para proteger a los rescatistas de los peligros para la salud.

Aproximadamente 30 horas después del impactante colapso del condominio Champlain Towers South en Surfside, el Dr. Alberto Caban-Martinez, Ph.D., D.O., M.P.H, condujo su camioneta llena hasta el lugar del desastre. Escoltado a través del caos por una ambulancia, el subdirector de la Iniciativa contra el cáncer de bomberos (FCI) del Sylvester Comprehensive Cancer Center tenía la misión de entregar miles de toallitas húmedas para bebés y una docena de kits de descontaminación grabados con el lema de salvamento que ahora se encuentra en cientos de estaciones de bomberos en todo Florida.

Dr. Alberto Caban-Martinez

“Limpio es la nueva insignia de honor”, decían los grandes baldes verdes. Cada uno contenía el jabón para platos, los cepillos para fregar, las toallitas, las botellas de spray y las mangueras que el Dr. Caban-Martinez esperaba que el personal de búsqueda y rescate usara para eliminar las toxinas microscópicas que sabía que se adherirían a su piel y equipo después de sus turnos de 12 horas tamizando la pila de escombros que sepultó a casi 100 personas.

“La prevención es clave”, explicó la Dra. Caban-Martínez, quien también es profesora asociada de ciencias de la salud pública en la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami. “No querrás marinar en estos compuestos que circulan en el aire”.

Poco después, la directora fundadora de la FCI, la Dra. Erin Kobetz, Ph.D., MPH, quien comenzó a colaborar con los bomberos del sur de Florida en 2014 para investigar por qué el cáncer parecía estar acechando a sus filas, ordenó cientos de máscaras respiratorias P-100 con filtro de aire para reponer el suministro en el lugar del colapso.

Aprendiendo de la tragedia

Convirtiendo una tragedia impensable en una valiosa oportunidad de aprendizaje, ella y el Dr. Caban-Martinez también expandieron el papel de FCI en Surfside para ayudar a lanzar un programa de monitoreo ambiental y de exposición que no solo mantuvo a los socorristas más seguros en el terreno, sino que informará las pautas futuras para protegerlos de otro riesgo ocupacional que probablemente se sume a su perfil de riesgo.

“Estábamos en una posición única para tomar la evidencia obtenida de nuestro esfuerzo continuo para abordar por qué los bomberos tienen un mayor riesgo de incidencia y mortalidad por cáncer, y traducirlo rápidamente en un desastre que podría aumentar este riesgo sustancialmente”, dijo el Dr. Kobetz, director asociado de Sylvester para las ciencias de la población y la disparidad del cáncer y el vicerrector de investigación y becas de la Universidad de Miami. “Nuestra esperanza es que nosotros y nuestros colegas bomberos aprendamos juntos cómo mitigar los riesgos que surgen en un escenario de desastre diferente”.

Está previsto que la Dra. Caban-Martinez discuta el primer estudio de exposición del colapso del 24 de junio en la reciente reunión anual del Colegio Americano de Epidemiología. Realizado en asociación con Miami-Dade Fire Rescue y el Departamento de Ciencia e Investigación de la Asociación Internacional de Bomberos, el estudio encontró que los trabajadores de rescate que llevaron a cabo la búsqueda incansable de la estructura colapsada de 12 pisos estaban expuestos a altas concentraciones de hidrocarburos poliaromáticos. , una clase masiva de carcinógenos conocidos, probables y posibles a los que los bomberos están expuestos con demasiada frecuencia en su línea de trabajo.

Recopilación segura de datos

La Dra. Caban-Martinez también acaba de lanzar SAFE, para el estudio Surfside Assessment of First-Responder Exposures, que tiene como objetivo recolectar dos años de recortes de uñas de los pies de cientos de bomberos que trabajaron en la pila de escombros. “Como los anillos de un árbol de crecimiento lento”, dijo la Dra. Caban-Martinez, “los recortes de uñas de los pies pueden proporcionar instantáneas de la exposición de una persona a los metales pesados”.

Pero la esperanza es que aquellos que se adhirieron a las reglas de salud y seguridad que el MDFR y la IAFF desarrollaron con la guía del Dr. Caban-Martinez y el Dr. David Prezant, codirector del Programa de Salud del World Trade Center, mitigaron los riesgos planteados. por los HAP u otras toxinas liberadas por el derrumbe del edificio y los incendios resultantes. Si es así, ese resultado se debe en parte a los esfuerzos de monitoreo ambiental y de exposición en tiempo real de la Universidad que se utilizaron para mantener informados a los rescatistas sobre los peligros y motivados para seguir los protocolos de descontaminación y equipos de protección personal.

“Por lo general, hay dos aspectos para fomentar el uso de EPP”, dijo Derek Urwin, director de ciencia e investigación de la IAFF, quien colaboró con el MDFR; Oficiales de seguridad de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias; e investigadores y estudiantes de la Escuela Miller, la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas y la Facultad de Ingeniería para poner en funcionamiento el monitoreo ambiental y de exposición en Surfside.

“Una es la aplicación de la ley, cuando su jefe le dice que lo haga”, continuó Urwin. “El otro, que es más eficaz, es la motivación, cuando comprendes que puedes protegerte de peligros reales. Pudimos usar datos ambientales en tiempo real para transmitir a los bomberos que ‘no pueden verlo’. No puedes olerlos, pero aquí hay peligros respiratorios. Por lo tanto, manténganse puestos los respiradores“. Hizo una gran diferencia y, con suerte, el resultado será que no veremos muchos impactos en la salud a largo plazo como lo hicimos después del 11 de septiembre”.

Irónicamente, fue la creciente conciencia de esos impactos en la salud lo que inspiró a la FCI, que la Legislatura de Florida ha financiado continuamente desde su creación en 2015. Durante los 20 años desde que los terroristas estrellaron aviones contra las Torres Gemelas del Word Trade Center, al menos 200 bomberos de la ciudad de Nueva York han muerto por enfermedades relacionadas con la niebla tóxica que envolvió Manhattan en los meses siguientes. Cientos más han sido diagnosticados con una variedad de cánceres, incluido el mieloma múltiple, el mismo cáncer de sangre que mató al capitán del Cuerpo de Bomberos del Condado de Palm Beach, quien primero le pidió al Dr. Kobetz que conectara los puntos entre la lucha contra incendios y el cáncer.

Butch Smith, quien murió ocho años después de su diagnóstico de 2008 a los 54 años, y sus compañeros conocían a muchos otros bomberos de primera línea en Florida que habían sido diagnosticados con una variedad de cánceres a una edad temprana. Pero como ninguno de ellos había participado en la recuperación posterior al 9/11 de Nueva York, se acercaron a Sylvester, el único centro académico de cáncer del estado, para proporcionar los datos basados en la evidencia que legitimarían, y con suerte algún día evitarían, lo que sabían. para ser verdad: sus trabajos los ponen en alto riesgo de cáncer.

Aprendiendo del 9/11

Urwin, un ex bombero de Miami-Dade que ha estado con el Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles durante 15 años, también supo a quién reclutar cuando se dio cuenta de que el MDFR y la IAFF debían iniciar el monitoreo de exposición en Surfside.

Erin Kobetz, Ph.D., M.P.H.

“Dadas las secuelas del 9/11, todos asumimos que cuando ocurra este tipo de incidente importante, automáticamente entrará en juego algún tipo de programa gubernamental de monitoreo ambiental”, dijo. “Pero, después de un par de días, quedó claro que ese no era el caso, así que sabiendo que esto era Miami, Alberto y Erin fueron mis primeras dos llamadas telefónicas”.

En poco tiempo, Urwin voló de Los Ángeles a Miami, donde investigadores de toda la Universidad se acercaron ansiosos a ayudar. Ofrecieron su experiencia, equipo y un puñado de estudiantes “notables”, quienes, según Urwin, brindaron asistencia esencial en el sitio o en el laboratorio.

Nuresh Kumar, profesor de salud ambiental en el Departamento de Ciencias de la Salud Pública que se especializa en los efectos de la contaminación del aire en la salud, facilitó el esfuerzo de monitoreo del aire y empleó múltiples instrumentos y sensores de contaminantes en tiempo real para monitorear partículas y gases que circulan en y adyacentes a la pila de escombros, y hasta seis cuadras de distancia.

“A una cuadra del sitio, me quité el respirador y tuve una sensación de ardor en la garganta y los ojos”, recordó Kumar, quien fue asistido por los estudiantes graduados Johnathan Penso y Samantha Abelson. “Utilizando las lecturas de nuestro sensor en tiempo real y mis propios síntomas, le dije a Derek: ‘Dile a todas estas personas que no se quiten los respiradores a menos que estén en la tienda o en un área protegida’”.

Apoyo crediticio

Cassandra Gaston, profesora asistente en el Departamento de Ciencias Atmosféricas, que estudia la composición y el tamaño de los aerosoles, prestó muestreadores de aire portátiles que funcionan con baterías y a su asistente de investigación orientado a los detalles, Michael Sheridan.

Brindó a Urwin y Kumar un apoyo vital en el campo. Y Helena Solo-Gabriele, profesora del Departamento de Ingeniería Química, Ambiental y de Materiales, suministró un analizador de fluorescencia de rayos X que, parecido a una pistola grande, detecta casi instantáneamente altos niveles de metales en cualquier material. Su estudiante de posgrado, Afeefa Abdool-Ghany, ahora está analizando muestras de polvo y lecturas de metales recolectadas en el sitio.

Urwin, el único investigador con acceso temprano al lugar del desastre, también jugó un papel decisivo en la organización del estudio de PAH que la Dra. Caban-Martínez está discutiendo hoy. Para ese estudio, el estudiante de posgrado, Umer Bakali, procesó y analizó los datos recopilados de 29 pulseras de silicona que Urwin colocó alrededor del sitio del colapso antes de la demolición controlada de la estructura de la torre restante y otras 48 pulseras que usaron los rescatistas que trabajaron en la pila de escombros posteriormente.

Era el mismo tipo de pulseras simples que originalmente ayudaron al Dr. Kobetz, al Dr. Caban-Martinez y a otros investigadores de la FCI a comenzar a relacionar la lucha contra incendios con el cáncer. Los bomberos que llevaban las muñequeras en estudios anteriores finalmente se enteraron de que el equipo de bomberos cubierto de hollín que guardaban en sus cabinas, dormitorios o casas no eran insignias de honor. Eran conductos perfectos para esparcir los contaminantes causantes de cáncer que podrían haberse eliminado con agua y jabón para platos.

“Siempre pienso en los bomberos, como lo que estaban haciendo después de que el huracán Ida azotara la costa del Golfo; qué podríamos hacer para protegerlos de cosas como la contaminación del agua y las infecciones “, dijo la Dra. Caban-Martínez. “Porque sabemos que harán lo que sea necesario para hacer su trabajo, que es salvar vidas sin considerar las repercusiones. Pero es nuestro trabajo asegurarnos de que sepan cómo protegerse de los peligros y reducir sus riesgos “.

* Para aquellos que buscan entrevistas y / o fotos, comuníquese con Ann Keil Dux.


About the Author:

Jeff Weinsier joined Local 10 News in September 1994. He is currently an investigative reporter for Local 10. He is also responsible for the very popular Dirty Dining segments.