wplg logo
SHOW MORE 

Derrota electoral desata crisis en el gabinete de Fernández

El presidente argentino Alberto Fernndez hace gestos a los miembros de la prensa despus de votar por las elecciones primarias de mitad de perodo en Buenos Aires, Argentina, el domingo 12 de septiembre de 2021. Tres ministros y dos altas funcionarias pusieron el mircoles 15 de septiembre de 2021 su renuncia a disposicin de Fernndez tras el duro revs del oficialismo en las primarias. (AP Foto/Marcos Brindicci)
El presidente argentino Alberto Fernndez hace gestos a los miembros de la prensa despus de votar por las elecciones primarias de mitad de perodo en Buenos Aires, Argentina, el domingo 12 de septiembre de 2021. Tres ministros y dos altas funcionarias pusieron el mircoles 15 de septiembre de 2021 su renuncia a disposicin de Fernndez tras el duro revs del oficialismo en las primarias. (AP Foto/Marcos Brindicci) (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.)

BUENOS AIRES – Varios ministros y funcionarios de áreas estratégicas del gobierno pusieron el miércoles su renuncia a disposición del presidente Alberto Fernández, dejando en evidencia la tensión que atraviesa el oficialismo tras la derrota en las primarias legislativas del último domingo en Argentina.

Los ministros Eduardo de Pedro, del Interior; Martín Soria, de Justicia; Roberto Salvarezza, de Ciencia y Tecnología; Tristán Bauer, de Cultura, y Juan Cabandié, de Ambiente, manifestaron estar dispuestos a dar un paso al costado.

La misma decisión tomaron Paula Español, secretaria de Comercio Interior; Luana Volnovich, titular del Programa de Atención Médica Integral (PAMI) -la obra social de los jubilados y pensionados-; Fernanda Raverta, responsable de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), y Pablo Ceriani, presidente de la estatal Aerolíneas Argentinas.

“Escuchando sus palabras del domingo por la noche, donde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición”, manifestó De Pedro en una nota dirigida a Fernández y reproducida por la agencia estatal de noticias Télam.

Los ministros y funcionarios conforman el ala de centroizquierda del gobierno que responde a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Trascurridas varias horas de las renuncias que sumergieron al gobierno peronista en la peor crisis desde que asumió en 2019, el presidente Fernández seguía sin pronunciarse.

Mientras, sindicatos, gobernadores y dirigentes políticos expresaron su respaldo al mandatario que podría reforzarse el jueves con una marcha convocada por organizaciones sociales.

“Este tipo de situaciones es la derivación de que no hay acuerdo estratégico de cómo se sale de la situación del domingo y refuerza la impresión de que el oficialismo ha perdido legitimidad y lo que está pasando traba la posibilidad de que pueda recuperarse electoralmente”, reflexionó el analista político Carlos Fara. “Lo que está sucediendo es fruto del no acuerdo permanente en Alberto y Cristina”, agregó en declaraciones al canal de noticias por cable La Nación +.

El peronismo gobernante sufrió el domingo una de sus peores derrotas electorales desde el retorno de la democracia en 1983 en las primarias para elegir a los candidatos a diputados y senadores que participarán en los comicios legislativos de noviembre.

El peronista Frente de Todos obtuvo 31,80% de los votos mientras la coalición opositora Juntos por el Cambio alcanzó 41,50% en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

La derrota del oficialismo se produjo en un contexto social y económico complejo que se agravó con la pandemia: 42% de la población en la pobreza y una inflación anual acumulada de más del 50%.

De ratificarse estos resultados en noviembre, donde se renovará la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, el oficialismo perdería el control de la cámara alta y la mayoría simple en la cámara baja, lo que lo obligaría a negociar su agenda con la oposición.

Si bien el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, declaró más temprano que todo el gabinete había puesto a disposición la renuncia el lunes y que el presidente no aceptó ninguna, la movida de una decena de funcionarios ligados a la vicepresidenta abrió un cisma en la coalición gobernante de consecuencias impredecibles.

“Todo mi apoyo a Alberto Fernández, síntesis de la unidad popular para lograr el país que queremos”, manifestó la ministra de Seguridad ,Sabrina Frederic, en Twitter. “El Frente De Todos es la garantía para que la voluntad del pueblo expresada en 2019 sea una realidad”.

El Frente de Todos es el sello con el cual el peronismo, fragmentado en distintos sectores, se unió para las elecciones generales de 2019 que consagraron a Fernández presidente. Sus pilares son el kirchnerismo liderado por Fernández de Kirchner —presidenta entre 2007 y 2015—; el Frente Renovador de Sergio Massa -el titular de la Cámara de Diputados-, dirigentes del peronismo más tradicional y organizaciones sociales.

La derrota del domingo ha puesto a prueba esta unidad cuanto a Fernández todavía le quedan dos años de mandato.

“Un resultado electoral es producto de la democracia y no debe complicar la gobernabilidad. Debemos escuchar y analizar cada demanda de la gente”, indicó el gobernador peronista de la provincia de Catamarca, Raúl Jalíl.

La Confederación General del Trabajo, la principal central sindical del país, sostuvo en un comunicado que “con fortaleza expresamos nuestra defensa al gobierno electo constitucionalmente y la institucionalidad presidencial”.

En tanto, el Movimiento Evita, una de las organizaciones sociales que integran la coalición gobernante, convocó a una movilización de respaldo al presidente el jueves en la histórica Plaza de Mayo. “Creemos que la discordia poco ayuda a la reconstrucción de un país que está atravesando una de las peores crisis de nuestra historia”.

Por su parte, una de las referentes de la oposición cargó duramente contra la vicepresidenta.

“El intento de vaciar a un presidente por por parte de un vice es algo que los franceses llaman Coup d’État, golpe de Estado”, opinó Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, una de las fuerzas que integra la coalición opositora Juntos por el Cambio. “El presidente tiene que resistir, sostener las instituciones republicanas y evitar un golpe de radicalización”.

En este escenario "la oposición debe sostener la institucionalidad desde el Parlamento", aseveró.