Voluntario en el World Trade Center del sur de Florida ahora se enfrenta ahora a una crisis de salud

More than two decades ago, William Cantres volunteered after the tragedy at the World Trade Center. He developed major lung and throat issues from the dust and has undergone a number of surgeries.

MIAMI, Fla. – Tras el ataque al World Trade Center el 11 de septiembre, los socorristas pasaron meses en la Zona Cero y se les unieron voluntarios, personas cuyo trabajo no era correr hacia el peligro, pero que decidieron ir a ayudar como pudieran de todos modos.

Ahora, uno de esos voluntarios está luchando por su vida en el sur de Florida.

“Pensaba que seguía siendo un tipo duro, pero el 11-S me hizo sentir humilde”, dice William Cantres, que fue voluntario en la Zona Cero. “Podías ver las pertenencias de la gente cuando acababan de llegar al trabajo y se quitaban las chaquetas y se iban a tomar un café”.

El 11 de septiembre de 2001, Cantres trabajaba como electricista en Nueva York.

Se enteró de que el primer avión se estrelló contra las torres gemelas y luego dice que vio con sus propios ojos el impacto del segundo avión.

“Es algo que nunca olvidaré mientras viva”, dice Cantres.

Willie, como le llaman sus seres queridos, dice que inmediatamente sintió la necesidad de ir a ayudar y se apresuró a ir a la Zona Cero, donde pasaría los siguientes 6 meses trabajando en el montón.

“Fui allí para ayudar a más manos a la obra. Había más posibilidades de encontrar supervivientes”. Después de hacer un par de horas en la pila, estabas empapado y... olíamos a fuego y a humo”.

Pero Cantres, como muchos otros que inhalaron el polvo, acabó desarrollando importantes problemas de salud y no pudo seguir trabajando o viviendo su vida como antes.

“Necesitaba oxígeno. Tenía una enfermedad llamada ‘sarcoidosis’. Acabó desarrollando un tipo más avanzado de sarcoidosis y por eso necesitaba un trasplante de pulmón”, según el Dr. Tiago Machuca, de Jackson Health.

Machuca es el director del Centro Pulmonar del Hospital Jackson Memorial. Empezó a trabajar con Cantres hace varios años.

Finalmente, en julio de 2022, Cantres recibió un doble trasplante de pulmón y un rayo de esperanza para volver a su vida normal.

Pero entonces, otra mala racha. Durante su tratamiento postoperatorio, los médicos descubrieron que Cantres había desarrollado un cáncer de garganta, y ahora está pasando por difíciles tratamientos de radiación.

“He entrado y salido de hospitales; he vivido más en un hospital que en mi casa”, dice.

El Dr. Neeraj Sinha, neumólogo especialista en trasplantes de Jackson Health, dice que los tratamientos de radiación son cinco veces a la semana durante siete semanas seguidas. “El tratamiento de radiación provoca irritación en la garganta y le duele mucho la garganta por ello. Sigo siendo muy optimista en cuanto a que el régimen de tratamiento al que se ha sometido de forma meticulosa y valiente se encargará del cáncer”, afirma Sinha, y añade que la incidencia de la sarcoidosis aumentó unas “5 o 6 veces” en la población de Nueva York en comparación con años anteriores.

Los médicos dicen que su situación es delicada, pero que Cantres es un luchador y creen que también superará esta prueba.

“Tengo que hacerlo. Tengo un nieto. Quiero poder lanzar una pelota con él e intentar que sea un hombre, un hombre de bien”, dice Cantres.

Machuca dice que ayudar a Cantres es algo que también es humilde. “Para nosotros es muy conmovedor, para nosotros es un honor ayudar a una persona que tan desinteresadamente se puso en esa situación y nunca dudó, el país lo necesitaba y por eso estuvo ahí”.

Cantres no ha podido trabajar a causa de la sarcoidois y, por supuesto, ahora aún más a causa de ese diagnóstico de cáncer.

Si quieres ayudar a Cantres, se ha creado un gofundme.


About the Author:

Ian Margol joined the Local 10 News team in July 2016 as a general assignment reporter. Born in Miami Beach and raised in Broward County, Ian is thrilled to be back home in South Florida.