Juez entregará instrucciones al jurado en juicio en Miami-Dade de acusado de violador ‘pillowcase’

El juez ordena que el jurado vuelva a la corte el miércoles por la mañana

Accused 'pillowcase rapist' testifies at own trial

MIAMI – El hombre acusado de usar fundas de almohada para cubrir los rostros de sus víctimas de violación en la década de 1980 en el sur de Florida esperaba el martes por la tarde el resultado de un caso de 1983 en Miami-Dade.

Robert Koehler, a quien los detectives identificaron como el violador “pillowcase” con la ayuda de la tecnología de ADN, usó una silla de ruedas. El abuelo de 63 años testificó bajo juramento el lunes que fue víctima de una retorcida conspiración criminal que involucró la recolección de su ADN para incriminarlo.

“Ha puesto en duda por qué la policía lo escogió”, dijo la fiscal estatal adjunta Laura Adams sobre su necesidad de refutar a Koehler, ya que nadie lo había incriminado cuando fue arrestado en 2020 como había alegado.

El juez de circuito de Miami-Dade, Daryl E. Trawick, quien preside el caso, se estaba preparando para entregar sus instrucciones al jurado después de que la refutación de la fiscalía incluyera el testimonio de un oficial de policía que arrestó al hijo de Koehler en 2019, un criminólogo que se unió a MDPD en 2008 y un ex supervisor del escuadrón de casos sin resolver de MDPD. Todos habían jugado un papel en la identificación de Koehler.

La víctima en el caso es una mujer de 65 años que los fiscales dijeron que Koehler violó en 1983 cuando tenía 25 años y acababa de ducharse en su apartamento. Después de que la defensa descansó el martes, Trawick dijo que los defensores públicos habían abierto la puerta para que la fiscalía llamara a más testigos.

“Si esto es lo que su honor está permitiendo, necesito tiempo”, dijo la defensora pública adjunta Damaris Del Valle en la corte.

Todo esto fue después de que Adams y Del Valle interrogaron a dos testigos de la defensa sobre los forenses. Antes de la tecnología de ADN, los primeros detectives en los casos recolectaron marcas de zapatos y sabían que el violador en serie tenía un raro subgrupo de tipo de sangre O.

“Teníamos que depender de un sistema de tipaje sanguíneo que usaba nuestro departamento de serología en el laboratorio criminalístico”, dijo el sargento retirado de Miami-Dade David Simmons, quien fue detective principal en algunos de los casos. “Eso era sofisticado pero no tan exacto o preciso como el ADN”.

Edna Buchanan, reportera de crímenes del Miami Herald, cubrió el caso en 1985 y escribió sobre ello en, “The Corpse Had A Familiar Face”.“Científicos de la Academia del FBI en Quantico, Virginia, elaboraron un perfil psicológico de cinco páginas”, escribió Buchanan en su libro.

El caso se enfrió hasta que las bases de datos de ADN establecidas proporcionaron a otros detectives pistas sólidas décadas después.

“Científicos de la Academia del FBI en Quantico, Virginia, elaboraron un perfil psicológico de cinco páginas”, escribió Buchanan en su libro.

El caso se enfrió hasta que las bases de datos de ADN establecidas proporcionaron a otros detectives pistas sólidas décadas después.

Según la orden de detención, el kit de violación de la víctima de 25 años del caso de Miami-Dade se incluyó finalmente en el Sistema Combinado de Índices de ADN del FBI. Koehler había sido condenado por agresión sexual en Palm Beach en 1991, por lo que era un delincuente sexual registrado, pero no estaba incluido en la base de datos CODIS, que se inició en 1990.

Cuando el hijo de Koehler fue arrestado por un delito grave de violencia doméstica en 2019, y envió una muestra de ADN para una base de datos criminal, el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida encontró una coincidencia familiar y notificó a los departamentos de policía, según los fiscales. Los detectives lo unieron todo y siguieron a Koehler para recoger su ADN.

“El ADN del acusado coincidía”, dijo Adams ante el tribunal.

Desde entonces, las pruebas han vinculado a Koehler con más de dos docenas de agresiones sexuales. Décadas después de sus crímenes y con una orden judicial en la mano, los detectives informaron haber encontrado una “mazmorra en progreso” y cajas fuertes con “recuerdos” de sus víctimas en la casa de Koehler durante su arresto en 2020 en Palm Bay.

“Realmente pensé que de alguna manera no iba a suceder a menos que fuera ADN”, dijo Buchanan después de su arresto.

El lunes en la corte, Koehler negó todas las acusaciones en su contra y señaló a policías corruptos anónimos que, según él, lo secuestraron, lo amenazaron con información sobre sus seres queridos, lo torturaron sexualmente y lo obligaron a cometer crímenes entre 1981 y 1986.

“Recibí una descarga eléctrica en la mano”, dijo Koehler, añadiendo después: “Me dieron descargas una y otra vez”, “empecé a gritar y a vomitar”, “me pusieron sueros” y “el dolor era insoportable”.

Trawick permitió a la defensa que Koehler describiera la supuesta tortura con minucioso detalle. Koehler dijo que los atacantes le mostraron cadáveres. Dijo que le “citaron” en una furgoneta y le ordenaron que se quitara los pantalones.

“Estuve allí entre 45 minutos y una hora”, dijo Koehler.

Durante el interrogatorio, Koehler admitió que su padre adoptivo le había abandonado y que había dejado el instituto cuando estaba en noveno curso para trabajar.

También admitió haber trabajado en restaurantes y como conductor de una grúa antes de mudarse a Palm Beach, donde conoció a la madre de su único hijo y de su primera hija. Tras su divorcio, dijo que conoció a una mujer de California y tuvo una segunda hija.

Trawick pidió al jurado que volviera a la sala a las 10.15 horas del miércoles.

Mira el informe de las 12 p.m.


About the Authors:

The Emmy Award-winning journalist joined the Local 10 News team in 2013. She wrote for the Miami Herald for more than 9 years and won a Green Eyeshade Award.

Ian Margol joined the Local 10 News team in July 2016 as a general assignment reporter. Born in Miami Beach and raised in Broward County, Ian is thrilled to be back home in South Florida.