NO FUE REAL: Una mirada a lo que no sucedió esta semana

Full Screen
1 / 2

Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

El doctor David Zielke (izquierda), un neumlogo especializado en terapia intensiva, recibe una de las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 de manos de la enfermera Emily Schubert, el martes 15 de diciembre de 2020 en el Alaska Native Medical Center, en Anchorage, Alaska. (AP Foto/Mark Thiessen)

MEXICO CITY – CIUDAD DE MÉUn resumen de las historias e imágenes más populares pero completamente falsas de la semana. Ninguna de éstas es legítima, a pesar de que se compartieron ampliamente en las redes sociales. The Associated Press las verificó. Aquí están los hechos:

___

Video contiene una letanía de afirmaciones falsas sobre COVID-19 y vacunas

LAS AFIRMACIONES: Una pastora estadounidense revela que las vacunas tienen una identificación de radiofrecuencia (RFID) que sirve para controlar a la población. Bill Gates sabía de la pandemia de COVID-19 desde 2015 y el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, predijo la pandemia de COVID-19 desde 2017. Por último, en California van a vacunar primero a las comunidades de escasos recursos para probar la vacuna con ellos.

LOS HECHOS: En el video aparece la pastora estadounidense Michelle Treviño hablando de la vacuna contra el COVID-19 y explicando por qué ha decidido que no se la aplicará. La pastora afirma que tanto la pandemia como la vacuna fueron planificadas.

La mujer asegura que las vacunas contra el COVID-19 tienen una identificación de radiofrecuencia que se activa con las antenas 5G y que sirve para controlar a la población.

También cita un video de la Red de Radiodifusión Cristiana (CBN, por sus siglas en inglés) en el que aparece Pat Robertson, un evangelista estadounidense, supuestamente asegurando que las vacunas contra el COVID-19 tienen una identificación de radiofrecuencia.

Pero esto no es correcto. Robertson ha hecho varias apariciones en el programa 700 club de la CBN y desde 2014 ha hablado de la tecnología de identificación RFID, pero nunca la ha relacionado con la vacuna del COVID-19. Además no existe evidencia que sugiera que las vacunas contra el COVID-19 tendrán un chip de identificación por radiofrecuencia.

Previamente The Associated Press ha desmentido algunas afirmaciones falsas compartidas en las redes sociales en las que señalan que el filántropo estadounidense Bill Gates planea usar implantes de microchip para combatir el coronavirus.

La Fundación Gates ha financiado investigaciones generales sobre vacunas y pandemias, incluida la del COVID-19. El empresario se ha comprometido a investigar y desarrollar tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus en reiteradas ocasiones, pero nunca ha hablado de incluir un chip en dichas vacunas.

Paralelamente, la fundación de Gates destina fondos a la investigación sobre identificación digital, pero esta iniciativa tampoco está relacionada con la implantación de un chip para violar la privacidad.

En la grabación también se asegura erróneamente que el empresario estadounidense sabía de la existencia del COVID-19 desde el año 2015 y habló de esto en una presentación para TED, una organización que publica charlas en línea para su distribución gratuita.

En la plática que se cita, conocida también como una “TED talk,” Gates no habló del coronavirus, habló de la importancia de prepararnos para la llegada de epidemias y mencionó el brote de ébola de 2014 para ejemplificar la falta de un sistema de respuesta eficaz ante una epidemia.

Treviño también asegura incorrectamente que en 2017 Fauci predijo que durante la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ocurriría la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, aunque en 2017, durante un foro de preparación para una pandemia en la Universidad de Georgetown, Fauci dijo que “sin duda Trump se enfrentaría a un brote sorpresa de enfermedades infecciosas”, éste no habló del COVID-19.

Durante el discurso, Fauci y otros expertos en salud destacaron una lista de elementos necesarios para prepararse para un brote, como fortalecer la vigilancia de la salud global, aumentar las inversiones en investigación y reservar fondos de emergencia.

La pastora también dice que la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Pfizer Inc. ocasionó un trastorno nervioso conocido como parálisis de Bell a cuatro voluntarios que participaron en los ensayos clínicos.

Pero esto también es impreciso. Aunque cuatro voluntarios sí padecieron parálisis de Bell durante los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer Inc. y BioNTech, la oficina de Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijo en un reporte sobre los resultados de las pruebas que no podía establecer una “relación de causalidad” entre la aplicación de la vacuna y los casos de parálisis.

Por último, Treviño señala incorrectamente que en California serán los afroestadounidenses y los hispanos quienes recibirán la vacuna primero porque son las “comunidades de bajos recursos en las que se probará su efectividad”.

Pero de acuerdo con el plan de vacunación provisional del estado, los primeros que recibirán la vacuna serán los trabajadores de la salud y los residentes de atención a largo plazo, de acuerdo con las pautas de asignación para la vacuna contra el COVID-19 del Departamento de Salud Pública de California (CDPH, por sus siglas en inglés) durante la Fase 1A.

“Esta población incluye personas con riesgo directo de exposición en sus funciones no clínicas, como, entre otros, servicios ambientales, transporte de pacientes o interpretación, residentes de centros de enfermería especializada, centros de vida asistida y entornos similares de atención a largo plazo para personas mayores o médicamente vulnerables”, dice la web de la CDPH.

A esto le seguirán los trabajadores esenciales, que son californianos críticos para la existencia diaria del estado y aquellos que tienen el mayor riesgo de infectarse, enfermarse gravemente o transmitir COVID-19.

En la web del Departamento de Salud Pública de California no se establece que las comunidades latina y negra vayan a ser las primeras en recibir la inoculación.

El 3 de diciembre AP reportó que un nuevo análisis indica que las primeras vacunas deberían ser para los hispanos, afroestadounidenses y descendientes de los pueblos originarios, que han sido afectados desproporcionadamente por el virus. En el gobierno, sin embargo, nadie ha dado el visto bueno a esa propuesta.

En el análisis se establece que si las vacunas van a la gente indicada se beneficiarán todos: menos gente se contagiará, aumentará la capacidad de los hospitales y se podrá reactivar la economía. Además, se salvarán muchas vidas.

En octubre un panel que asesora al gobierno propuso separar un 10% de las vacunas para añadir a la cuota asignada a los estados con mayor porcentaje de grupos desfavorecidos. Pero la recomendación de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina ha sido mayormente ignorada.

El 14 de diciembre, AP reportó que los hospitales en Estados Unidos empezaron a desempacar las valiosas cajas congeladas de la vacuna contra el coronavirus. Las primeras vacunas a trabajadores de la salud comenzaron a aplicarse el mismo día.

La vacuna, elaborada en conjunto por la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, es la primera en ser aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) y será usada en la mayor campaña de vacunación en la historia del país. Otros países han aprobado la vacuna también como Gran Bretaña, que empezó a vacunar a su población la semana pasada.

— La periodista de AP Abril Mulato verificó esta información.

___

La periodista mexicana Denise Maerker no es dueña de 10 gasolineras

LA AFIRMACIÓN: La conductora mexicana de noticias, Denise Maerker, es dueña de 10 estaciones de gasolina en la Ciudad de México y se opone a la estrategia del gobierno mexicano para atacar el robo de gasolina y su posterior venta clandestina.

LOS HECHOS: Maerker, a través de un integrante de la producción de su noticiario en la cadena Televisa, dijo a AP que no es propietaria de ninguna gasolinera.

La periodista, a través de su programa de radio “Atando Cabos” y de su noticiero “En Punto”, que se transmite por las noches en Televisa, ha dado una de las coberturas más amplias sobre el robo de gasolina y su venta clandestina, actividad que en México se conoce popularmente como “huachicol”.

De hecho, la palabra “huachicol” tomó fuerza en 2013 cuando Maerker entrevistó para la radio al periodista Fernando Canales, de Ultra Noticias, sobre el robo de gasolina de ductos en el estado de Puebla y él usó el término “huachicol” para referirse a esa actividad.

Recientemente en las redes sociales comenzó a circular una imagen con la foto de Maerker con la leyenda: “Se lo tenía bien guardadito: Dueña de 10 gasolineras en CDMX, por eso tanto desprestigio al combate al huachicol”.

Pero esa afirmación es incorrecta. La publicación que circula en las redes sociales ha sido compartida cientos de veces y circula principalmente en grupos de Facebook que son partidarios del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Maerker y su equipo, en particular el reportero Marco Antonio Coronel, han dado una cobertura amplia sobre el huachicol desde hace varios años en los estados de México, Puebla e Hidalgo, incluida la explosión de un ducto de donde era extraída gasolina en Tlahuelilpan, Hidalgo, que dejó al menos 73 muertos y un centenar de heridos en enero de 2019.

Desde que comenzó su mandato López Obrador puso énfasis en combatir el robo de combustible. En septiembre aseguró que previo a su gobierno en México se robaban 81.000 barriles de gasolina diarios, lo que equivalía a 163 millones de pesos al día (unos 8,15 millones de dólares al tipo de cambio actual).

— El periodista de AP Rafael Cabrera verificó esta información.

___

La ivermectina no es más útil para combatir el COVID-19 que la vacuna; ni siquiera es un tratamiento recomendado

LA AFIRMACIÓN: Una tabla comparativa de la ivermectina y la vacuna contra el COVID-19 demuestra que el medicamento antiparasitario es mucho más efectivo y seguro para combatir el virus que la vacuna.

LOS HECHOS: Un programa de televisión en Perú transmitió una tabla que compara erróneamente el antiparasitario ivermectina con la vacuna contra el COVID-19. En éste se incluyen varios aspectos como el tiempo que protege cada uno, si hay efectos secundarios al consumirlos, si evitan la transmisión del virus o si protegen contra cualquier cepa de COVID-19 con el objetivo de demostrar la efectividad del fármaco frente a la vacuna.

Sobre estos aspectos en la tabla se indica incorrectamente que no se sabe cuánto tiempo protege la vacuna, pero que la ivermectina protege 20 días; que la vacuna tiene efectos secundarios y el antiparasitario no; que la vacuna no evita la transmisión viral como lo hace el fármaco, y que la ivermectina sí protege contra cualquier cepa de COVID-19 a diferencia de la vacuna.

El doctor Alejandro Macías, infectólogo y excomisionado contra el virus A-H1N1 en México, dijo a AP vía telefónica que las afirmaciones expuestas en la tabla comparativa no tienen evidencia científica y que el antiparasitario no tiene las propiedades que ahí se mencionan. “Es absurdo decir que (un antiparasitario) protege a un individuo de contraer el virus”, señaló el especialista.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) informó que si bien existen usos aprobados para la ivermectina en personas y animales, no está aprobada para la prevención o el tratamiento del COVID-19. “No debe tomar ningún medicamento para tratar o prevenir el COVID-19 a menos que se lo haya recetado un médico y lo haya adquirido de una fuente legítima”, señala la web del organismo.

Tras revisar una base de datos de evidencia de posibles terapias para el COVID-19, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) concluyó que los estudios sobre ivermectina tenían un alto riesgo de sesgo, muy poca certeza de evidencia y que ésta es insuficiente para llegar a una conclusión sobre sus beneficios y sus daños.

La tabla comparativa se transmitió en televisión abierta el 14 de diciembre y posteriormente usuarios de las redes sociales retomaron la información. Sin embargo, los datos incluidos en el material han sido rechazados por expertos en salud.

El Colegio Médico del Perú publicó a través de sus redes sociales que las informaciones expuestas en la tabla comparativa son falsas. “INFODEMIA. El Colegio Médico del Perú alerta a la comunidad sobre la falsedad de este tipo de comparaciones e información carente de evidencia científica. ¡No se dejen engañar, luchemos juntos contra la infodemia! ¡La desinformación también mata!”, dice la publicación de la institución.

En junio de este año, se pre publicó un estudio en la web titulado “El fármaco ivermectina aprobado por la FDA inhibe la replicación del SARS-CoV-2 in vitro”. El análisis informó que la ivermectina se utilizó con éxito in vitro para el tratamiento del SARS-Cov-2 en células infectadas experimentalmente.

Otros dos estudios clínicos observacionales informaron la aparente utilidad de la ivermectina para tratar pacientes con COVID-19 que requirieron ventilación mecánica. Uno de ellos ya no se encuentra disponible en la liga y otro fue retirado.

A partir de la publicación de estos análisis, en la web comenzaron a compartirse publicaciones en las que se aseguraba falsamente que la ivermectina ayudaba a combatir el COVID-19 e incluso a prevenirlo.

Pero de acuerdo con la OPS, los resultados de la eficacia de la ivermectina para reducir las cargas virales en cultivos de laboratorio no son suficientes para indicar que el medicamento será de beneficio clínico para reducir las cargas virales en pacientes con COVID-19.

De acuerdo con la FDA, en Estados Unidos el uso de la ivermectina en seres humanos sólo está aprobado para el tratamiento de algunos gusanos parásitos en formato de tabletas y para el tratamiento de parásitos externos como piojos y condiciones de la piel como la rosácea en soluciones tópicas que se adquieren sólo con receta.

Sobre si existe algún peligro al consumir ivermectina, la FDA detalla que sí pueden haber efectos secundarios como sarpullido, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de estómago, hinchazón del rostro o de las extremidades, eventos adversos neurológicos (mareos, convulsiones, confusión), baja repentina de la presión arterial, sarpullido grave que pueda requerir hospitalización y lesión hepática.

“Debe evitarse el uso de ivermectina para la prevención o el tratamiento del COVID-19 ya que no se han establecido sus beneficios y seguridad para estos fines. Los datos de los estudios clínicos son necesarios para determinar si la ivermectina es segura y efectiva para tratar o prevenir el COVID-19”, dice la institución gubernamental.

Actualmente existen cuatro vacunas que ya han demostrado su eficacia y son las de Pfizer, Moderna, Oxford/AstraZeneca y Sputnik V. Algunas han logrado tasas de efectividad de más del 90% de acuerdo con sus desarrolladores.

Según lo reportado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) hay distintos tipos de vacunas, pero el objetivo de todas es enseñarle al sistema inmunitario a reconocer y combatir el virus COVID-19.

“A veces, este proceso puede producir síntomas, como fiebre. Estos síntomas son normales y son una señal de que el organismo está desarrollando inmunidad. Por lo general, el organismo demora algunas semanas en producir inmunidad después de la vacunación. Esto significa que es posible que una persona se infecte con el virus que causa el COVID-19 justo antes o justo después de haberse vacunado, y que se enferme. Esto se debe a que la vacuna no tuvo suficiente tiempo para generar protección”, se lee en la web de los centros.

De acuerdo con los CDC hasta ahora no es posible saber cuánto durará la inmunidad generada a través de la vacunación.

— Abril Mulato.

___

No existe evidencia de que vacunas contra COVID-19 ocasionarán muertes masivas

LA AFIRMACIÓN: Las vacunas contra el nuevo coronavirus ocasionarán muertes masivas a nivel global. Éstas serán aplicadas a quienes resulten positivos a COVID-19, por lo que las personas deben evitar someterse a pruebas para detectar el virus.

LOS HECHOS: La vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech, que ha sido autorizada para su aplicación masiva en países como Estados Unidos, México y el Reino Unido, ha sido calificada como segura por expertos. También los reguladores de medicamentos en Estados Unidos dijeron que, de acuerdo con análisis preliminares, la vacuna desarrollada por Moderna es segura y efectiva contra el virus.

El 11 de diciembre, la oficina de Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó la aplicación masiva en ese país de la vacuna desarrollada por Pfizer en alianza con la empresa alemana BioNTech.

La FDA concedió la aprobación para el uso de emergencia de la vacuna después de que expertos del órgano regulador confirmaron que es segura y efectiva para combatir el nuevo coronavirus.

Los científicos de la FDA sostuvieron que no se encontraron efectos secundarios graves entre los más de 37.000 voluntarios que participaron en los ensayos clínicos.

Algunas de las personas que recibieron la vacuna sufrieron fiebre, fatiga, dolor muscular u otros síntomas propios de la gripe, sobre todo después de la segunda dosis, de acuerdo con los científicos, reportó AP.

También el 11 de diciembre, el gobierno de México autorizó la aplicación masiva de la vacuna de Pfizer-BioNTech.

El Reino Unido comenzó las inoculaciones masivas con esa misma vacuna el 8 de diciembre. Hasta ahora, se han registrado casos de reacciones alérgicas a la vacuna en ese país, pero no se han reportado muertes.

Además, científicos del mismo organismo dijeron que según su análisis preliminar, la vacuna desarrollada por la farmacéutica Moderna también es segura y efectiva contra el COVID-19.

Una publicación que circula en Facebook afirma falsamente que las vacunas contra el nuevo coronavirus ocasionarán muertes masivas.

La publicación también dice que las personas deben evitar someterse a pruebas de COVID-19 porque las autoridades buscarán aplicar las vacunas a quienes resulten positivos, pero de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidenses (CDC, por sus siglas en inglés), quienes resultan positivos deben aislarse y recibir atención médica, no recibir una vacuna.

El sitio de los CDC también afirma que existen pruebas virales y de anticuerpos capaces de detectar si una persona está infectada.

De acuerdo con un análisis publicado por los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, la realización de pruebas contribuye a la detección temprana de casos y, por lo tanto, a prevenir una mayor propagación del virus y muertes.

Además, las vacunas de Pfizer y Moderna fueron desarrolladas con el objetivo de prevenir que las personas se infecten. Los CDC afirman que la vacunación se recomienda incluso para quienes estuvieron contagiados, ya que no existe certeza sobre la duración de la inmunidad natural de las personas recuperadas.

Los gobiernos en Estados Unidos, México y el Reino Unido no han anunciado que quienes resulten positivos al virus recibirán las vacunas, sino grupos que están mayormente expuestos al virus y grupos vulnerables, como los adultos mayores.

Al menos en Estados Unidos y el Reino Unido, donde ya comenzó la aplicación de la vacuna de Pfizer, se ha priorizado al personal médico y a adultos mayores en la vacunación.

También el 8 de diciembre el gobierno mexicano anunció que en la primera fase de la vacunación se le dará prioridad al personal médico y a personas mayores de 60 años.

— El periodista Marcos Martínez Chacón verificó esta información.

___

Video no muestra a Trump anunciando campaña rumbo a 2024 y despidiéndose del gobierno

LA AFIRMACIÓN: Un video muestra al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciando su campaña rumbo a las elecciones de 2024 y despidiéndose del gobierno después de su derrota electoral el 3 de noviembre.

LOS HECHOS: El video corresponde a un mensaje dictado por Trump el 2 de diciembre pasado en el que repitió la denuncia sin evidencia de un fraude electoral en los comicios. En el mensaje Trump no mencionó una posible candidatura en 2024.

El 2 de diciembre, en un mensaje dictado desde la Casa Blanca, Trump repitió la denuncia que ha hecho sin evidencia de que se cometió un fraude en las elecciones del 3 de noviembre en las que fue derrotado por el candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

En el discurso, el presidente republicano dijo que en los comicios ocurrió un “gran fraude”, aunque funcionarios de su propia administración han dicho que no hay evidencia de que eso haya ocurrido.

Aunque el presidente ese mismo día durante otro evento en la Casa Blanca sugirió que podría volver a postularse a la presidencia en 2024, Trump no ha hecho una declaración formal sobre eso, reportó The Associated Press.

Una publicación que circula en Facebook incluye un video con una compilación de fragmentos del discurso de Trump del 2 diciembre, pero afirma erróneamente que la grabación muestra al presidente mientras “se despide” del gobierno.

Tampoco Trump habló en ese discurso sobre las elecciones de 2024, como sugiere un texto en el video.

Pero el discurso que Trump dictó estuvo enfocado en repetir las denuncias que ha hecho sin evidencia del fraude electoral.

El 14 de diciembre los electores del Colegio Electoral estadounidense ratificaron la victoria de Biden en las elecciones.

Funcionarios federales como el fiscal general estadounidense, William Barr, han declarado que no existe evidencia de que haya ocurrido un fraude en los comicios.

— Marcos Martínez Chacón.

___

Medidas para prevenir y tratar el COVID-19 incluidas en publicación no son correctas

Una publicación que se ha compartido ampliamente en Facebook invita a los lectores a que en caso de experimentar síntomas de COVID-19 se apliquen una serie de medidas para reducir el contagio, disminuir síntomas y neutralizar el virus desde casa.

El texto asegura que las acciones sugeridas son las mismas que se llevan a cabo en hospitales de aislamiento y que se pueden realizar en el hogar, pero la información compartida es incorrecta.

A continuación se presenta un desglose de las afirmaciones falsas y engañosas que se comparten en el mensaje.

LA AFIRMACIÓN: Los síntomas del COVID-19 se manifiestan tres días después de que se registró la infección y desde el día tres se debe tomar azitromicina para reducir el contagio, disminuir síntomas y prevenir la neumonía. También se aconseja tomar ivermectina para neutralizar el virus antes de que aparezca la fiebre.

LOS HECHOS: Primero, no es real que los síntomas siempre aparecen al tercer día. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) los síntomas del COVID-19 se pueden manifestar de dos a 14 días después de la exposición al virus y varían en cada persona.

Segundo, de acuerdo con lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no se recomienda automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos como la azitromicina o antiparasitarios como la ivermectina, para prevenir o curar el COVID-19.

La web de la OMS informa que los antibióticos no son eficaces contra los virus, sólo contra las infecciones bacterianas.

“La COVID‑19 está causada por un virus, de modo que los antibióticos no sirven frente a ella. No se deben usar antibióticos como medio de prevención o tratamiento de la COVID‑19. En los hospitales, los médicos a veces utilizan antibióticos para prevenir o tratar infecciones bacterianas secundarias que pueden ser una complicación de la COVID‑19 en pacientes gravemente enfermos. Sólo deben usarse para tratar una infección bacteriana siguiendo las indicaciones de un médico”, se lee en la página de la organización.

Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) informó que “si bien existen usos aprobados para la ivermectina en personas y animales, no está aprobada para la prevención o el tratamiento del COVID-19. No debe tomar ningún medicamento para tratar o prevenir COVID-19 a menos que se lo haya recetado un médico y lo haya adquirido de una fuente legítima”.

_

LA AFIRMACIÓN: Para tratar los síntomas de COVID-19 se deben consumir vitamina C y E.

LOS HECHOS: La vitamina C no cura o previene el virus. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha reiterado en varias ocasiones que “los suplementos de vitaminas y minerales no curan la COVID-19”.

El organismo señala que actualmente no existe una guía sobre su uso para prevenir o tratar el COVID-19. Sin embargo, establece que son fundamentales para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y vital para la salud y el bienestar de las personas.

_

LA AFIRMACIÓN: Consumir alimentos alcalinos ayuda a eliminar el virus SARS-CoV-2 que provoca el COVID-19.

LOS HECHOS: El virus no tiene nivel de pH y una dieta de alimentos alcalinos no evitará que alguien se infecte con COVID-19.

“Un virus en sí mismo no tiene pH”, dijo a AP la profesora Sarah Stanley, experta en enfermedades infecciosas y vacunología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California, en Berkeley.

Stanley explicó en un correo electrónico que “el pH es algo que se aplica a una solución a base de agua, que no es un virus”. Además, dijo, no es posible que la dieta cambie el pH de la sangre, las células o los tejidos. El cuerpo regula los niveles de pH, no es algo que una persona quiera cambiar a través de la dieta.

“Comer una dieta sana y equilibrada apoya la inmunidad y puede ser útil para combatir infecciones. Sin embargo, no hay evidencia de que consumir alimentos alcalinos específicamente sea beneficioso”, explicó.

La publicación también enumera una serie de alimentos para combatir el nuevo coronavirus, incluidos los limones, las limas y las piñas, pero los niveles de pH proporcionados para ellos son incorrectos.

Por ejemplo, proporciona un nivel de pH de 9.9 para limones cuando en realidad tienen un pH de aproximadamente 2, es decir, son ácidos, como explicó a AP un especialista en ciencias de la alimentación.

“Estos valores de pH para estos alimentos están completamente equivocados”, dijo Donald Schaffner, especialista en extensión en ciencias de los alimentos en la Universidad de Rutgers. “El cuerpo humano está diseñado para mantener su pH”, agregó.

“Puedes comer estos alimentos si quieres”, dijo Schaffner en una entrevista telefónica. “Pero la mejor manera de evitar contraer el virus es mantenerse alejado de las personas”.

___

Encuentra más verificaciones de la AP aquí: https://apnews.com/hub/ap-verifica

___

Sigue a @APFactCheck en Twitter: https://twitter.com/APFactCheck